domingo, 9 de noviembre de 2014

SERRA D'ESPANEGUERA (01/11/2014)

Interesante ruta para conocer la Serra d'Espaneguera, un cordal montañoso a caballo entre la Sierra d'Engalcerán y la Plana al este y la Serra d'Ensegures y el altiplano del Maestrat surcado por el rio Monlleó al noroeste. Una sierra con cimas rondando los mil metros de altitud.
A pesar de no estar muy solicitada como objetivo montañero, su ascensión no tiene nada que envidiar a algunas de las consideradas como reinas de la montañas valencianas.
Interesante además porque la vamos a recorrer a la antigua usanza, sin un track precargado en el GPS. No seré yo quien abra un debate sobre los pros y contras de este aparatejo, hoy en día casi irremediablemente asociado a nuestra actividad deportiva. No está de más, aunque sólo sea de vez en cuando, dejarse el track en casa; esa raya dibujada en la pantalla del GPS sobre la que te ves irremediablemente abocado a circular confiando en que te llevará al lugar deseado y que, en alguna ocasión, te depara alguna trampa que otra.
Todo esto no quita para que prepares de antemano la ruta en cuestión basándote en mapas y bibliografía montañera (que haberla hayla, señores) sobre todo si es la primera vez que vas a pisar la zona.
Este es nuestro caso para hoy. La referencia escrita será el Volumen 6 de la serie "Caminando por la Comunidad Valenciana" de Esteban Cuéllar. Apuntes en mano del susodicho libro y al ataque, a por l'Espaneguera.
El inicio del recorrido lo localizamos una vez sobrepasada la población de Els Rosildos, una pedanía de la Serra d'Engalcerán. Siguiendo la carretera CV-15, un desvío por la izquierda nos deja junto al Mas del Refallero.


Allí ya tenemos una perfecta panorámica del sierra a visitar.


Allá que vamos, a la derecha se distingue el barranco de la Morería por el que subiremos a la sierra
Hacia ella nos dirigimos por la pista que baja hacia la rambla Carbonera que habrá que cruzar.


Enfrente, en las laderas de la sierra tenemos la referencia de las construcciones del Mas de Paulo, allí que vamos.
Antes del Mas encontraremos un remozado pozo.


Mas de Paulo
Cruzamos el Mas y nos desviamos del camino para ascender por la ladera hacia las ruinas de un corral.


Aparecen las cabras (abundantes en la sierra)
Desde allí siguiendo los muretes de piedra de unos bancales vamos hacia el oeste y nos encontramos un primer escollo, el barranco de la Cova de la Mangranera.



Un poco a la tocha y sin senda definida lo cruzamos para buscar el siguiente y más amplio barranco, el de la Morería, que será la vía de ascensión a lo alto de la sierra.

Llegando al barranco de la Morería, escoltado por el resalte rocoso de la Roca Roja
Este primer tramo por la ladera lo hicimos a nuestro aire y resultó un tanto farragoso. Realmente, desde el Mas de Paulo deberíamos haber seguido por el asagador de les Fontetes, sin ganar tanta altura, hasta localizar la senda de ascenso por el barranco de la Morería. De todos modos enlazamos con ella y ya era todo cuestión de seguirla.

Localizamos el sendero
La senda en cuestión no defrauda. Está bien definida a pesar de la escasez de marcas (algunas pinturas blanquiamarillas y flechas rojas) y tira para arriba sin dar respiro.



Vamos, de las que a mí me gustan.

Comienzo del barranco de la Morería

Primero sube por la ladera derecha del barranco para cruzar luego, atravesando una pedrera, a la izquierda. Nuestra referencia son las infranqueables paredes de la Roca Roja.



En esta ladera, la vegetación es espectacular dominada por las carrascas, jaras, brezos, enebros y romeros de buen porte. El sendero zigzaguea hasta la amplia cueva de la Morería, cobijo de pastores y ganado.



Un sendero parte desde la cueva rodeando la base de las paredes de la mola rocosa en la que vemos alguna grapa y restos de cuerdas de escalada.


No es el camino a seguir y volvemos a la cueva continuar el ascenso por el sendero original. Atravesamos otra pedrera con pronunciada pendiente antes de alcanzar cotas más altas, ya próximas al cordal cimero.




Allí la vegetación arbórea se despeja dejando el paso a los cojines de monja, y algunos enebros y carrascas dispersas.
Este tramo es bastante agradable y aunque escasean las señales la dirección a seguir es bastante obvia. Una vez en las lomas cimeras tenemos buenas vistas de lo ascendido.

Vista atrás
Al fondo, Ares y sus muelas
Llegamos a los muros de unos bancales sobre los que hay restos de alguna contrucción, parecen corrales, que debieron tener su importancia a tenor de su envergadura.




Siguiendo en dirección este llegamos a la cima de la Moleta.

Vistas desde la Moleta con la Espaneguera a tiro y al fondo asoma Penyagolosa. Abajo un grupo de cabras en plena huída
Buenas vistas en todas direcciones.

Vistas al oeste, a la derecha la Torre d'En Besora
Bajamos de la Moleta ...



... para continuar hacia la loma siguiente, L'Artiga ...


..., rematada por los muretes de piedra redondeados de una cabaña o abrigo de pastor.


Vistas sobre Penyagolosa
Ya tenemos a tiro el vértice geodésico de Espaneguera a donde llegamos pasando antes por su antecima con un gran mojón de piedras.


Rafa llegando a la cima
Una vez en la cima (1.087 m.) hay que acercarse a su vertiente este que cae a plomo sobre el Barranc Fondo.


Toca reconocer la orografía en 360º desde esta espectacular atalaya, una isla en el epicentro de la provincia castellonense.




Una verdadera gozada.

(by J.Manuel)
Es el momento, además de las fotos de rigor, de pegar un bocado que ya es hora y nos lo hemos ganado. Tras el café gentileza de Rafa, como siempre, dimos el relevo en la cumbre al numeroso grupo de montaña de la Facultad de Económicas de Valencia. Los saludamos e iniciamos la bajada.


Buscamos el rastro de la senda con alguna fita dispersa y señales azules.


El camino desciende en lazadas introduciéndose en un frondoso carrascal antes de girar hacia el este y llegar al Mas del Coll del Blanco que ya vemos allá abajo.

El Mas del Coll del Blanco con el Tossal de Tàfer al fondo

Dejamos unos bancales a la izquierda y llegamos al citado collado.



La masía del lugar debió de tener bastante relevancia a tenor de las construcciones, adonde llegaba un tendido eléctrico y los bancales que bajan por el barranc de Les Coves.



Abandonamos el Mas con algún titubeo sobre el camino a seguir que no es otro que la pista de acceso al mismo.

Analizemos la situación ...
... ¿Por aquí o por allí?
Estudiando los apuntes
La descripción del camino de vuelta puede resultar un tanto confusa con tanto cruce de pistas.


Estaremos atentos a seguir siempre la principal. En un primer cruce, después de pasar bajo un tendido eléctrico, seguiremos de frente. En el siguiente también y luego desechamos otros que conducen a algunos mases.

Desvío de pista y vistas de la Serra d'En Galcerán
Una fita nos indica un atajo para enlazar con una pista cementada por la que llegaremos al Mas d'En Roqueta, hoy estupendamente rehabilitado en hotel rural.



Con señales como ésta sobran los mapas y los GPS
De ahí al final de la ruta será todo monotonía por pista paralela a la sierra.


Pasaremos por el habitado Mas de la Cova de la Palla y su almazara.



Cruzamos la rambla Carbonera y giramos a la izquierda junto a otras casas habitadas, para seguir paralelos a la misma hasta girar por la derecha hasta el inicio.

Vistas de la Serra d'Espaneguera y el Barranc de la Morería durante el regreso


Una estupenda ruta con una primera parte disfrutona y de la que sólo renunciaría a su monótono tramo final, por otra parte inevitable pare cerrar el círculo.
Y eso es todo amigos. Hasta la próxima ...
Adéu.

3 comentarios :

Dani Alcalá Almela dijo...

Vaya, guiándome por ese sexto volumen de Esteban Cuéllar también hice yo una ruta por el Maestrazgo, en mi caso el Barranc de les Llomes en Ares.
Guardo muy buenos recuerdos de las dos veces que he subido a l'Espaneguera, la primera vez por que no sabíamos lo que íbamos a encontrar allí y nos encantó, y la segunda por que la hicimos con un buen tocho de nieve.
Respecto al último tramo, lo tengo claro, la próxima vez dos vehículos.

Un abrazo.

paco domingo dijo...

Hey Dani !!!
Pues sí ... ya me quedé con la copla de la ruta del Barranc de les Llomes en cuanto te la ví. La tenemos en la recámara jejeje.
Y es cierto, hay que ver lo pesados que se hacen muchos regresos de algunas rutas ... en fin.
Ésta en concreto tiene que ser chulísima con nieve, ya lo creo.
Un abrazo.

Manolo Moliner dijo...

Me gusta