jueves, 19 de abril de 2018

INVERNAL AL PICÓN DEL BUITRE DESDE TORRIJAS (14/04/2018)

Voy a adelantarme a lo que es mi tónica habitual en cuanto a respetar el orden cronológico de mis rutas. Me permito la licencia de dejar en el saco de las pendientes un par de ellas y me voy a la última porque me pareció además de inesperada, soberbia y dura. Inesperada porque no imaginábamos la cantidad de nieve con la que nos topamos, si bien es cierto que yo algo me olía. Soberbia en cuanto a magnífica y grandiosa ruta de alta montaña. Y dura porque nos puso las cosas difíciles en cuanto a la progresión en estos terrenos nevados.
Pero hagamos un flash-back ...
El jueves comentó J.Manuel que yendo al curro le pareció ver en la lontananza la Sierra de Javalambre nevada. De hecho yo también tuve esa visión ese mismo día (un día con una excelente visibilidad) y me percaté desde la misma salida de Valencia por la A-3 de las cumbres nevadas de Javalambre. La nevada que cayó el día anterior volvió a teñir de blanco las montañas, incluso Penyagolosa se apuntó al acontecimiento como pude comprobar volviendo de Castellón por trabajo.
Así es que J.Manuel propuso subir al Picón del Buitre que con sus 1.956 m. representa una de las cumbres emblemáticas de Javalambre y del que guardo un grato recuerdo tras el paso por allí en nuestra aventura por el GR-10 turolense.
Pensábamos que nos encontraríamos algo de nieve pero ya de camino con las primeras luces del alba  pasando por Barracas pudimos ver las Sierras de Javalambre y Gúdar bien pero que bien blanquitas.
Pues dicho y hecho, nos vamos a pisar las que pueden ser últimas nieves del año. En vista de lo que se podía presentar incluso había cargado las raquetas por si las moscas y como iba a ser el único raquetista del grupo opté por dejarlas en el coche ¡con lo bien que hubieran venido, me cachis!.
La subida al Picón del Buitre la haremos desde las proximidades de la localidad de Torrijas, lugar éste con su río homónimo eje por el cual discurren rutas de agradables recuerdos para mí, como la de sus fuentes o la del Pico Entaza.
Iniciaremos el recorrido desde la Masía de los Royos a poco más de un kilómetro de Torrijas en dirección a Arcos de las Salinas. Cruzamos el río y justo por la derecha sale una amplia pista (postes y señales) que va hacia Javalambre. Al poco de ir por la pista vemos las ruinas de la Masía de los Royos a nuestra derecha. Es momento de dejar el coche y abrigarse bien (-1ºC).

Masía de los Royos
 Estamos a poco más de 1.300 m. de altitud. Bien pertrechados para la ocasión. Primer contacto con la nieve, más bien purito hielo. Al fondo, nuestro objetivo. Seguimos pista arriba ...

Nieve y hielo, ojito con los resbalones

La cúpula del observatorio identifica el Picón del Buitre
 ... para cruzar el río Torrijas (hielo y agua) y seguir por la izquierda con tiento (alguno echó de menos incluso los crampones) ...

Iremos por la izquierda hacia la Fuente del Pino, por la derecha volveremos
 ... hasta la Fuente del Pino, con su área recreativa bien acondicionada.




Continuaremos pista arriba llevando el Barranco de la Cueva a nuestra derecha ...


... y al que accederemos bajando hasta su cauce en busca del Salto de la Cueva.


Una espectacular cascada a la que llegaremos como buenamente podamos.



Un precioso rincón al que vale la pena acercarse. Llegué a pensar en que la cascada estaría helada ya que había visto alguna foto así y resultaba preciosa. No fue el caso.


Y aquí comenzó la odisea propiamente dicha. En vista del panorama optamos por rediseñar el recorrido previsto para ir un poco a la aventura. Las condiciones de la nieve, dura a esas horas, invitaban a ello. Volvimos de las cascada por el barranco para remontarlo por la ladera de la derecha buscando los mejores pasos. Al principio con bastante pendiente y había que hincar bien las botas a falta de crampones.



Más arriba la cosa se suavizaba un poco.



Enfrente el Cerro de la Sebastiana


En el centro el Picón del Buitre y a su derecha el Cerro de la Sebastiana desde el Prado de Juandaras
 Llaneamos un poco por el Prado de Juandaras para bajar después y reencontrarnos con la pista de Javalambre. Una vez en ella tomamos la decisión de seguir la ascensión por la ladera de la Sebastiana dejando el Barranco de la Cueva a nuestra izquierda y buscando el Collado del Charco que separa la Sebastiana del Picón del Buitre.

El Picón del Buitre en el centro y a la derecha la Sebastiana, entre ambos el Collado del Charco

Se veía bastante empinada y allá que nos lanzamos.


Aquí los espesores de nieve iban en aumento (calculo unos 50 - 60 cms) a la vez que comenzaba su transformación por lo que estaba más blanda, por lo que hubo que currárselo de lo lindo abriendo huella.



La postal del bosque nevado recompensaba claramente el esfuerzo. No se si hubiéramos sido capaces de subir esta ladera sin nieve porque la pendiente y los flanqueos te tiraban para atrás. Así es la nieve, te da tanto como te quita. 
En plena ascensión hicimos un alto para reponer fuerzas y aliviarnos con el cafetito caliente que también lo hubo.

(by Begoña)

(by Begoña)
Y seguimos subiendo ...


Nuestro objetivo cada vez más cerca
A partir de la cota 1.800 la pendiente se suaviza ...




... y alcanzamos el Collado del Charco (1.899 m.). Hasta allí se puede llegar por una carretera asfaltada desde Arcos de las Salinas. Estaba bien limpia de nieve y eso lo aprovechó una familia para subir hasta allí y disfrutar de la con los peques en esta soleada mañana.


Y poco más que decir antes de llegar a la cima con su observatorio astrofísico.
He leído por ahí que han acondicionado esta carretera pensando en postularse como final de etapa de la Vuelta Ciclista a España, aunque no para este 2018.






Lo más duro parecía que ya estaba hecho, o no ...

Cima del Picón del Buitre (1.956 m.)
Marchando una de vistas :

Paisaje nevado hacia el Oeste

Al Norte

Al Este

Al Noreste ... Penyagolosa

El faraón Titonando pensando en la crioconservación

Corría una fría e incómoda "brisilla" y después de las fotos de rigor tiramos para abajo.

Collado del Charco 



En las proximidades del Collado de la Saltidera dejamos la carretera (que baja hacia Arcos de las Salinas) y seguimos de frente por la pista (tapada por la nieve) ...



... que sin perder mucha altura va rodeando el Cerro de la Sebastiana por el Norte.




Buenas vistas sobre toda la Sierra donde destacan los dos Javalambres, el Bis, de agridulce recuerdo para mí en nuestra visita allá por 2012.


Un penúltimo vistazo al Picón del Buitre
En este tramo por pista si que se echaron de menos las raquetas, hubiera sido una gozada.
Acabamos el llaneo y comenzamos a bajar ...




...pasando junto a las Casetas-Refugio de los Verdinales.


Desde allí la bajada se hace más evidente e invita a atajar campo a través un par de lazadas de la pista. Dejamos a nuestra derecha un mirador.


Y seguimos lanzados hacia abajo. Evidentemente no es lo mismo subir que bajar con este tocho de nieve. Aquí le dimos un poco de caña para recuperar un poco de tiempo ...



Llegamos de nuevo a la pista de Javalambre que presentaba unas buenas trazas de coche. La tomamos hacia la izquierda y aprovechamos la huella.


Llevamos mi Barranco, el Barranco de Domingo, a la derecha.
Según nuestro track (gracias Ludwin y el del amigo Pascual Paricio) había que bajar hacia el susodicho barranco para tomar una senda a media ladera. Aquí surgieron las dudas (sobre todo a mí).
La pendiente hasta el barranco era mucha y daba canguelo. La otra opción era seguir la pista con su huella de coche y todo que nos conduciría hacia abajo pero dando muchísimo rodeo.
Optamos, gracias al sano juicio de J.Manuel, por bajar al barranco desde un poco más arriba, en su cabecera. Aquí la pendiente era más llevadera y eso hicimos.



La nieve acumulada y algún rosal punzante que otro dificultaba el tránsito ...


... de modo que, en cuanto pudimos, remontamos la ladera de la derecha en busca del track perdido.


A pesar de la nieve se intuía que por allí pasaba un sendero.



Y así, chino chano, bajamos hasta llegar al Corral del Castillejo donde ...


... conectamos con la pista de Javalambre que tomamos por la derecha.


Fuente del Castillejo
Aquí la nieve ya estaba totalmente transformada y era un chof-chof (valga la onomatopeya).


Último adiós al Picón del Buitre

Y poco más que contar. En el último tramo de pista hasta los coches en la Masía de los Royos la nieve ya había casi desaparecido ...




... y el Río de Torrijas bajaba más cargado.


Una ruta espectacular que en otras condiciones hubiera sido la mar de sencilla a nosotros nos costó prácticamente una hora y media más. Pero yo no lo cambio por nada ... ¡Una gozada!

A cobijo del viente en el Picón del Buitre (by J.Manuel)
Adéu.