domingo, 4 de diciembre de 2016

EL PICO ENTAZA NORTH FACE - I+D (12/11/2016)

El día que hicimos la ruta del Río Torrijas y sus fuentes en Manzanera pasamos bajo las paredes del Cerro Entaza y nos desviamos ligeramente del camino para admirarlas. Como comenté en esa ocasión nos enamoramos de los desafiantes farallones de la cara noroeste del Cerro donde descubrimos una gran canal que parecía abrirse paso entre las paredes. Quedó anotada para una adecuada investigación. Y hoy es el día de descubrirla.
Un proceso previo de indagación por la red nos descubrió la escasa información que hay sobre este Cerro. La poca que hay es mayormente sobre rutas en BTT. Las pistas y caminos que atraviesan estas lomas son propicios para esta actividad. Ni que decir tiene que sobre la susodicha canal no hay nada de nada. Los tracks brillan por su ausencia. Y es de extrañar porque la zona bien merece una visita. La subida al vértice del Entaza por la vía normal desde Manzanera, un camino bien marcado hasta la cima, no ofrece ninguna dificultad. La canal será otra historia ...
La ruta se puede dividir en dos partes: una primera de investigación propiamente dicha que será el acceso hasta la canal y la subida hasta el Cerro Entaza, y una segunda de regreso hasta la fuente del Gavilán por caminos y sendas bien definidas (aunque aquí también le pegamos un buen recorte al recorrido previsto).
Dicho esto nos vamos hacia la bonita población de Manzanera a los pies de la Sierra de Javalambre.
Dejamos atrás el pueblo para seguir en por la carretera A-1514 en dirección a los Cerezos, que también sobrepasamos, y Torrijas. Habrá que estar atentos para dejar la carretera por la izquierda y llegar (el desvío está indicado) al área recreativa de la Fuente del Gavilán. Será éste el punto de inicio de nuestra ruta.

Área recreativa de la Fuente del Gavilán junto al río Torrijas
 Tres graditos (3ºC) al llegar cuando no han dado la ocho de la mañana. Hay que abrigarse bien abrigaos como dirían en mi pueblo. Salimos río abajo pero en esta ocasión no seguiremos por la senda fluvial bien señalizada como PR. La dejaremos al poco de salir ...


... para subir por otra senda que aparece por la derecha y que nos llevará ...


... hasta otra zona de pic-nic con su fuente.



Desde allí seguimos subiendo por el camino medio tapado por la hojarasca. Como el terreno es propicio a pesar de la pronunciada pendiente, nos dejamos de "tonterias" para subir to tieso zigzagueando por la preciosa ladera de la Umbría de Rechorte.



Para empezar no ha estado nada mal. En pocos metros hemos salvado un buen desnivel ... y nos hemos quitado el frío de encima.
Ya le hemos pegado un buen bocado al recorrido previsto que hubiera seguido por la senda fluvial para mucho más adelante, pasada la Fuente del Cañuelo, subir hasta el camino de Alpuente a Manzanera que, ahora, nosotros tenemos delante. Hubiésemos llegado al mismo punto.
De modo que ya estamos donde queríamos, el punto donde el camino pasa junto a las paredes de la cara norte del Cerro Entaza.

La espectacular pared norte del Entaza aparece nada más llegar al camino.
 Desde allí toca cruzar el camino y seguir subiendo para acercarse a esas paredes.


Hacia el este se vislumbra el omnipresente Penyagolosa.


A nuestra izquierda ya divisamos la gran brecha que se abre en las paredes y que es el objetivo de nuestra investigación.

Ahí está
 Lo mejor es seguir subiendo hacia las paredes sorteando la vegetación y las rocas hasta encararnos con la canal.


Impresionante lo que tenemos por delante



Un paraje francamente alpino y que disfrutamos de lo lindo.



Como se puede apreciar, la parte central de la amplia canal es de estructura terrosa. Esa consistencia y la pronunciada pendiente la pueden hacer muy inestable por lo que es aconsejable pegarse a las paredes de la derecha.


La arcillosa canal separa las paredes de ese impresionante espolón.


Por la derecha el terreno, a pesar de la piedra suelta, es más asequible.



Esta foto da una idea más exacta de la pendiente y la inestabilidad del terreno en la parte central.


Seguimos la disfrutona subida ...



... con la vista puesta en el atractivo espolón con una curiosa ventana.


Un vistazo para abajo

Incluso en este terreno tan inestable se agarran los pinos de manera inverosímil

En esta foto se aprecia la fajeta pegada a la pared por donde subimos

Todo un espectáculo
 Una vez superada la pendiente el terreno se estabiliza y podemos cruzar por la cabecera de la canal para acercarnos al espolón ...

Otro vistazo abajo
... y ¿por qué no subir a esos riscos?. Todo un acierto. las vistas son de escándalo y sería imperdonable no subir hasta allí.


Hacia el oeste destaca el Picón del Buitre (1.956 m.) con su observatorio astrofísico.




Vistas al norte, hacia el valle del río Torrijas

El formidable acantilado de la cara norte
Disfrutadas las vistas bajamos del espolón ...


... hacia el llano que nos separa del Cerro Entaza propiamente dicho.
Se trata de un pequeño y frondoso valle escondido donde se aprecian signos de actividad ganadera con algunos recintos y muretes de piedra entre la pinada y las sabinas rastreras.


Justo enfrente el Cerro Entaza con su vértice geodésico



Esta bonita umbría, a cobijo de las paredes rocosas, fue otro feliz descubrimiento.
Pasamos a la suave ladera de enfrente hasta alcanzar ...


... la cima de Entaza (1.508 m.), nuestro objetivo aunque no la parte más alta de la ruta.



Vistas al este

La aldea de los Cerezos bajo el Cerro de Manzanera y más al fondo la propia Manzanera
Nos calentamos al soleta y dimos cuenta del almuerzo allí en la cima.
Dejamos la cima siguiendo el camino que llega hasta ella.


Pero vale la pena dejarlo y continuar mientras se pueda junto a los cortados de la cara norte para tener otro punto de vista del tramo de ascenso por la canal y el espolón.



Aquí se aprecia el final de la canal con su terreno arcilloso que resbala por la pronunciada pendiente. Enfrente el Cerro Entaza

Vistazo para abajo

Sencillamente grandioso
De vuelta al camino pasamos junto a las ruinas de este corral donde enlazamos con la pista o Camino del Corral de Lizandra.


Un poco más adelante pasamos junto al Corral de Andrés ...


... con sus originales bebederos para el ganado.
Esta será la zona a más altitud del recorrido (1.567m.)

Reciclaje total
Este camino enlazaría, sobrepasado el corral de Andrés, con el Camino de Alpuente a Manzanera.
Nosotros lo dejamos por la derecha y atajamos ladera abajo ...


... y tomar el camino más abajo.


Lo seguimos por la derecha pero también lo abandonaremos para seguir bajando por la senda de los Picayos.

Los Picayos son unas espectaculares agujas que destacan entre la frondosa pinada. 

Ahí delante, con los Picayos a la vista, dejamos el camino por la izquierda
La bajada también es chula y no ofrece dificultad al ser una senda muy definida.



Llegamos a las ruinas del Corral de los Picayos y volvemos la vista hacia arriba para darles un vistazo.


Los Picayos
El descenso finaliza junto al río Torrijas ...


... y continuaremos por su margen derecha siguiendo el PR ...



... que nos devolverá a la fuente del Gavilán.


Un hilillo de agua
Resumiendo, una ruta de investigación que resultó todo un éxito. Espectacular paraje el de la cara norte del Cerro Entaza y su canal. Algunos tramos fuera de camino o senda lo que en este tipo de terrenos resulta una aventura pero que son asequibles. Si no conocéis la zona mejor pegar un buen vistazo a los mapas y tirar de GPS, descubriréis un paisaje de alta montaña a un tiro de piedra de una ruta más transitada y turística como es la del Río Torrijas y sus fuentes.
Ruta cortita, con los bocados que le metimos a lo previsto se quedó en menos de 10 kms. y que ventilamos en 4 horas y media.
El humilde Cerro de Entaza nos tenía reservado un buen secreto ...

(by J.Manuel)

Adéu.
P.D. la merecida cervecita post-ruta la hicimos en el Bar Carmen de Manzanera y nos salió bastante cara tratándose de un modesto bar de pueblo. Vamos, lo que se dice una clavada. Esto de los bares de pueblo bien merece una apostilla que pienso seguir reflejando en mis crónicas y denunciando cuando sea el caso.