domingo, 23 de noviembre de 2014

ARGELITA - MUELA DEL BUEY NEGRO (15/11/2014)

Atractivo recorrido por una de las zonas más agrestes y salvajes del Alto Mijares que nos permitirá descubrir una privilegiada atalaya desde la que disfrutaremos de unas increíbles vistas. Una orografía que ha esculpido el río Villahermosa en su postrero discurrir antes de regalar sus aguas al Mijares.
Esa atalaya se llama la Muela del Buey Negro y está rematada por los restos del castillo del mismo nombre, una importante fortaleza ya descrita desde el siglo XII, uno de los más grandes de todo nuestro territorio.
Como curiosidad os comentaré que el nombre de Buey Negro o Bou Negre parece que no proviene del mamífero bovino, todo lo contrario, puede deberse a una interpretación o transcripción de un término botánico de un dialecto del árabe (tamazight), que se refiere al bu nerzo como una especie de alcaparra o tápera (Capparis spinosa). Sobre ésto os remito al Libro de Miquel Barceló editado por la Universidad Autónoma de Barcelona que investigó sobre el tema y resulta muy interesante.
Nos vamos entonces hacia la bella población de Argelita desde donde parte nuestra ruta.


También se puede acceder a la Muela desde la vecina Ludiente, otro recorrido que, tras lo visto hoy, queda marcado como "ruta pendiente" para una próxima salida.
La de hoy será una ruta de ida y vuelta desde Argelita, por el bien señalizado SL-CV 91, hasta la Muela que recorreremos en toda su extensión.
El inicio del camino lo encontraremos en la salida del pueblo junto a la carretera que sigue hacia Ludiente.


A la izquierda de la misma vemos el correspondiente poste y cartel informativo.



Un suave ascenso por camino cementado ...


... que abandonaremos un poco más arriba tras una cerrada curva.


Allí se inicia un bonito sendero, a tramos empedrado, que seguiremos en ascenso.


Como suele ocurrir al elevarnos obtenemos preciosas vistas del pueblo con un bello telón de fondo con la Peña Saganta y el Turio como protagonistas.

Argelita con la Peña Saganta a la derecha y el Turio a la izquierda
La subida continúa alternando otro breve tramo de pista que evitamos más adelante para seguir de nuevo por sendero.


Dejaremos las ruinas de un corral para bajar por un pequeño terraplén y cruzar otra vez la pista.


Ya hace un buen rato que divisamos la Muela con sus murallas y poco a poco nos acercamos a ella.






Vistas sobre el barranco de Quiles Altas
En la base del escarpado promontorio rocoso alcanzamos un colladito con los restos de otra contrucción.



Desde ese punto se puede bajar hacia Ludiente. Nosotros subiremos hasta el Castillo siguiendo las marcas del SL que rodea la muela por la derecha y zigzaguea hasta llegar arriba.



Los restos de las murallas nos dan una idea de la importancia del enclave. Aprovechando la propia constitución del roquedo, la muralla acaba rellenando cualquier resquicio para hacer del lugar un fortín inaccesible.


Y aquí, otra curiosidad de leyenda ... y cito wikipedia : "Cuando las tropas de Jaime I amenazaban la población, los hombres útiles de toda la comarca se refugiaron en el Buey Negro. Asediada la fortaleza, fueron inútiles las tentativas de fuerza hasta que en una noche oscura, recogidas más de mil cabras monteses, fueron emboladas con estopa y resina, obligándolas a ir en determinada dirección. Los refugiados que vieron trepar tantas luces por cortaduras y verticales, creyéndose perdidos, algunos buscaron una muerte heroica y los demás se despeñaron por las cortaduras".
Una vez situados en la muela toca recorrerla visitando, en primer lugar, los vestigios del castillo y las ruinas de la masía que lo ocupó muchos siglos después.



Allí vemos una nevera bien conservada, ...


... un aljibe, los habitáculos del mas con alguna de sus paredes manteniendo su alicatado, ...







... incluso un rulo de piedra para moler grano o minerales.


Queda también en pie una torre y un gran tramo de muralla bastante bien conservada.

                           


Recorrimos el lugar y continuamos hacia el norte siguiendo un sendero bien marcado que sale del recinto atravesando la muralla para continuar por bajo de ella sobre la ladera. Impresionante el sendero e impresionantes las vistas sobre el tajo del río.



Si nos fijamos en la parte alta, veremos una brecha en la cresta a la que podemos acceder para observar el patio que queda sobre la otra vertiente de la cresta y las paredes rocosas de la misma.


Fotos y volvemos a bajar al senderillo.

Vistas sobre Argelita, la Peña Saganta y al fondo, Espadán
Ahora toca prestar bastante atención si no queremos que pase desapercibida, unos metros más adelante, ...


... otra maravilla natural, la Ventana de Ludiente. Se trata de eso, una ventana en la roca desde la que se enfoca perfectamente el pueblo de Ludiente.

Lorena posando en la ventanica


Original Nacimiento junto a la ventana
Una postal para recordar. Bajamos de nuevo al sendero para seguir la cresta hacia el norte. Un tramo estupendo que nos ofrece buenas vistas a ambos lados del cresterío.

Rafa en la cresta con la Loma Sincabo detrás
Vista atrás

Toca andar con tiento por las rocas ya que el viento sopla con ganas. Los buitres, amos del lugar, sobrevuelan sin esfuerzo las alturas. A resguardo del viento y al solecito dimos cuenta del almuerzo.
Llegamos después a un punto donde la cresta se rompe y se precipita hacia el gran meandro que dibuja el río de Villahermosa.


Un buen lugar para la foto de grupo.

(by J.Manuel)
Volvemos sobre nuestros pasos con la intención de rematar la Muela para acceder a la parte más alta y volver por la vertiente oeste ( a mi me tocó hacer esa vuelta dos veces ya que me dejé el GPS en el lugar de la foto y no lo eché de menos hasta minutos más tarde, vaya cabeza la mía ...).


Volvemos a pasar bajo la ventana
Para ello, volvemos a la parte de la muralla por donde bajamos al sendero, desde allí, y sin sendero definido, intentamos llegar al borde de la cresta. Se nota que no está muy pisado y nos abrimos paso entre los romeros y aliagas que nos sobrepasan. Tenemos a la vista, al borde de la cresta, un gran mojón que sirve de límite entre los términos de Argelita y Ludiente.

Vistas sobre las paredes de la Loma Sincabo y Penyagolosa
Un vistazo a las vertiginosas paredes de la cara oeste, sobre Ludiente. En el borde de la izquierda se distingue el pilón

Vistas al norte



Tratamos de acercarnos a él pero lo haremos subiendo un poco hasta la parte más alta de la Muela ya que el sendero se pierde junto al precipicio en el borde del cordal y no nos fiamos de dar un mal paso.
Desde lo alto bajamos al pilón por terreno más seguro.


Más vistas espectaculares. Podemos ver, a la derecha, todo el perfil recorrido e incluso llegamos a apreciar el forat de la ventana de Ludiente.


Impresionantes paredes donde se abre la Ventana de Ludiente
El pueblo lo vemos a la izquierda con el vertiginoso discurrir del río allá abajo.
Desde el pilón se trata de volver al collado previo al castillo pero ahora desde la otra cara de la montaña. No hay senda definida aunque encontramos algunas cruces blancas que nos ayudan a bajar entre los bordes rocosos.

Vistas sobre el Mas del Castillo

Llegamos nuevamente al colladito con las ruinas del corral habiendo recorrido prácticamente toda la Muela.


Bajada hasta el collado
Un recorrido con cierto toque aventurero.

Vista atrás de la bajada
Desde allí poco más que contar ya que volvemos sobre nuestros pasos por el SL hasta Argelita. De vez en cuando volvemos la vista atrás para despedirnos de este precioso enclave.

Decimos adiós a la Muela

La carretera junto al río de Villahermosa se adentra en una garganta hacia Ludiente
Argelita a tiro
En Argelita, no pudimos evitar sentarnos un ratito en la plaza con la vista de sus dos bonitas torres medievales, una redonda y otra cuadrada, y refrescarnos con unas cervecitas antes de volver.
Un estupendo día en lo meteorológico y en lo montañero.
Os recomiendo una visita al lugar y a este blog donde encontraréis mucha y curiosa información de la zona.
Adéu.


4 comentarios :

Manolo Moliner dijo...

Bonita ruta me perdi.
Eres un hacha encontrando información!!!
Manolo

paco domingo dijo...

Pues sí Manolo. Habrá que hacerla desde Ludiente porque realmente es muy chula.
Y sí , me encanta investigar sobre los terrenos que piso e intentar responder todas las dudas y preguntas que me surgen a la hora de hacer la crónica. Se aprende un montón.
Un abrazo Manolo.

Dani Alcalá Almela dijo...

Tu lo has dicho Paco, la subida desde Ludiente también vale mucho la pena, yo lo hice así esta primavera, luego bajé un tramo por donde vosotros y regresé a Ludiente aventurándome por dentro del Río Villahermosa y su desfiladero (esto cuando baje con agua no se podrá hacer), resultando uno de los mejores recorridos que he hecho este año en la provincia (soy un enamorado del Alto Mijares).
Sobrecogedor ese vacío de la Muela hacia el desfiladero, ¿verdad?.
Por cierto, aunque ya sé que te lo ha chivado un pajarito jejeje, ya tengo el Benicadell en la mochila, espectacular!!!

Un abrazo.

paco domingo dijo...

Hola Dani, sí , sí ya te controlé la ruta desde Ludiente y la vuelta por el cauce. Es una buena opción de redondearla. Ya está apuntada .
Por cierto, no vimos ni una maldita cabra, las espantaste tú todas ese día ... jejeje.
Y sí ya me dijo el "pajarito" castellano-manchego que ibais a hacer un "dream team" para subir al Benicadell. Me alegro de que ya la tengas en el currículum y que te gustara. Volverás , ya te lo digo.
Un abrazo.