martes, 12 de marzo de 2013

VUELTA A LA RÁPITA (09/03/2013)

Volvemos a Espadán, esta vez para hacer una ruta circular que rodeará todo el cordal que va desde el collado de la Nevera hasta el de Villamalur, donde se encuentran los altos de las dos Tetas, los Cubos y la cima de la Rápita.
Con dos partes bien definidas. La primera corresponde a toda la vertiente sureste, desde el collado de la Nevera hasta la senda (PR-CV 63.7) de subida al collado de Villamalur.  La segunda será la cara noreste, desde el collado de Villamalur al de Cuatro Caminos y por la pista del Jinquer primero y por la del Puntal Gordo después, hasta volver al inicio.
Vayamos con la primera parte ...

Dispuestos a partir ...

Lorena subiendo a ver la nevera de Espadán
Dejamos los coches en el collado de la Nevera y retrocedemos poco más de un kilómetro por la carretera (dirección Algimia de Almonacid) para tomar la senda que sale por la derecha. De momento se camina bien aunque ya comienzan a apreciarse los estragos causados por la nevada de la pasada semana.

Primera subida del día
Estragos en la vegetación, me refiero. Ramas partidas y la vegetación arbustiva tapizando y enmascarando el camino. Una vez finaliza la senda, cerca de la cota de los 850 m., ésto se agudiza más.

En segundo término el pico Espadán
El camino se hace muy pesado ya que tienes que ir abriéndote paso entre los rosales, aliagas, zarzas que camuflan todo rastro de senda.

Ximo apartando una rama de carrasca tronchada
El sotobosque espinoso empezaba a hacer de las suyas.
Costó lo suyo superar el barranco de las Tortugas. Unos lo hicimos por arriba y otros más abajo.

Unos por abajo ...

... y otros por arriba
Ya en la ladera de enfrente teníamos a la vista el collado de la Rápita y allá que fuimos.

Ximo, Juan Carlos y J.Manuel en el collado de la Rápita
Y Nuria y Lorena llegando

Buen lugar para descansar del primer esfuerzo y reponer fuerzas con el almuerzo. Estábamos a los pies de la máxima altura de la sierra de Espadán, la Rápita (1.106 m.) nos desafiaba protegida por su pedrera y las chimeneas o canales entre las columnas de rodeno.

La Rápita nos ofrece su cara sur
Una pareja de majestuosas águilas nos sobrevolaba mientras devorábamos los bocatas.

Así veíamos Matet y el cielo con arco iris ...

... y así Espadán, Gurugú, Peña Pastor y el Cullera
Reanudamos la marcha desde el collado con dos opciones por delante. Descender hasta la cabecera del barranco de los Cerezos para enlazar con la senda o continuar sin perder altura para conectarla más adelante. Mejor hubiera sido la primera opción con rastros de senda más aparentes... pero, nos fuimos por arriba para cruzar la gran pedrera de la Rápita, intentando distinguir algún trazo de senda en la otra parte.

J.Manuel y Ximo en la pedrera

... y Paco M. por arriba
Pero ni rastro. Vuelta a la trocha entre las espinas. Paco M. tiró de tijeras de podar en algún tramo. Y así, lentamente, entre abancalamientos abandonados y algunos magníficos alcornoques y carrascas, una nube que dejó escapar alguna gota y algún inesperado resbalón (menos mal que sin grandes consecuencias), nos fuimos abriendo paso bajando hasta el barranco para conectar, al fin, con la senda.


Las reinas de Espadán
La tomamos por la derecha y enseguida estábamos enlazando con la que sube al collado de Villamalur.
El camino (PR-CV 63.7) discurre junto al barranco de Lorenza que sorteamos un par de veces.


Lorena, Ximo  y Juan Carlos en la senda de Villamalur
Por él bajaba el agua de deshielo y todavía quedaba algún vestigio de nieve.

Nieve de 8 días
En este tramo volvimos a coincidir (y es que la montaña es un pañuelo...) con los cuatro amigos de la Colla Calderona de Lliria ( y su perro) casualidades del senderismo.
Desde el collado de Villamalur alcanzamos el de Cuatro Caminos (o collado de Jinquer) y la pista del Jinquer (el poblado y su castillo lo dejamos para mejor ocasión).


Un despiste con la charreta hizo que no tomáramos el desvío para seguir por el camino del Puntal del Gordo y tocó retroceder.

Castillo del Jinquer
Aligeramos el ritmo y a las 14:30 h. estábamos de vuelta en el collado de la Nevera.

... sí que la moderamos, sí ... (by J.Manuel)
En definitiva, las rutas o tramos de "investigación" es lo que tienen. Y la primera parte nos llevó más tiempo (contratiempos incluidos) del esperado, por lo que tuvimos que renunciar a la ascensión a la Rápita o a la visita al Jinquer.
Arañazos, pinchazos y resbalones aparte, una ruta exigente a la que habrá que darle una segunda oportunidad.
Y que Lorena me perdone por haberla metido en este berenjenal. Aunque con lo dura que es ... ya está pensando en la próxima.
Y en casa me preguntaron:  ¿con cuantos gatos te has peleado Paco? ...
Adéu.

7 comentarios :

Dani Alcalá Almela dijo...

Una subida a la Rápita muy aventurera, me ha gustado.

Un abrazo.

acelobert2010 dijo...

Madre mía, Paco, ¡estais asalvajaos! Al Rapita solo he subido una vez y por las sendas habituales, pero habéis conseguido reinventar la subida. Un abrazo.

trotasendas dijo...

INTERESANTE MANERA DE ABORDAR LA RÁPITA PACO, TOMO NOTA.
SALUDOS

paco domingo dijo...

Hola Dani, Paco y Jose.
Si consiguiéramos definir una buena senda por esa vertiente, la subida a la Rápita sería espectacular.
Todo se andará...
Gracias.

ximo casanova dijo...

Ni Cristo Llagat acaba com nosaltres el dissabte, MASOKES...

Anónimo dijo...

Sus vais de la olla con las fotos de grupo...Supongo que no estuvisteis manteniendo el equilibrio todo el rato mientras Jose Manuel preparaba la foto. Buena musica
Un abrazo
Manolo M

Anónimo dijo...

Me encanto aunque admito que pase un poquitín d miedo pero el grupo m cuido muximimo. Gracias a ti paco x contar Conmigo para estas aventuras siempre queriendo más. Gracias a todos d corazón. Bst Lorena