miércoles, 20 de marzo de 2013

DOS AGUAS - CRESTAS Y PICO DEL AVE (16/03/2013)

 ... ¡Vaya! ... no se me ocurre de que manera empezar esta crónica.
Si empezara por lo bueno sería tal que así:
Una muesca más en mi revólver, un pico más para mi pequeño currículum montañae. Una bonita subida con la propina de las crestas del Ave (montaña en este caso y no gallinácea), "peines" para algunos. Una puerta, una ventana, una fuente, un geocaché y una cima. Una estupenda mañana con mi gente.
Si tuviese que empezar por lo malo vendría a ser un inicio tal que así:
Un paisaje desolador. Esto es lo que los pavorosos incendios de este verano nos han dejado. Los años que tendrán que pasar para recuperar el verdor. La roca desnuda, desprotegida. Una sierra, mucho me temo, que será víctima propiciatoria de la erosión y desertificación.
Así es que... ánimo Paquito y vayamos al grano. Intentaré no hacer mucho hincapié en el paisaje después del fuego (con las fotos ya tenéis bastante).
Ya estamos en Dos Aguas, bonito municipio de la Hoya de Buñol. Mañana nubladita y fresca. Agradable para caminar. Buscamos la Fuente Nueva. Nos la encontraremos al poco de entrar al pueblo.


Aparcamos allí mismo. A la izquierda de la misma tomamos la calle del Matadero (bonita manera de empezar a subir...directos al matadero...) y comenzamos a ascender. Ya vemos una señal indicativa.







El camino cementado sigue subiendo y desecharemos los cruces hasta que se acaba junto a la última casa del pueblo. A su izquierda nace una preciosa senda empedrada que apunta directamente hacia un paso entre dos magníficas paredes que enmarcan la canal de subida.

Se acabó el cemento, empieza la senda.
La senda va dibujando con su zigzagueo un trazado espectacular (es el llamado camino de la Garita).


Hacia la puerta de King-Kong






Llegamos a la altura de las paredes, como bien dice Rafa, es la puerta de King-Kong en alusión a la peli del gorila. Hay que echar la vista atrás para ver la maravilla de postal con el pueblo de Dos Aguas allá abajo y a sus espaldas el cerro del Madroñal.
Este barranco de subida será casi lo único verde que resistió el empuje de la llamas.
Una vez superado este tramo, el barranco se abre y la pendiente se suaviza.

Saliendo del barranco
Ante nosotros se dibuja ya toda la Sierra del Ave, a la vez que comenzamos a ver los efectos del fuego. Lo dicho, no insistiré más en el tema, una imagen vale más que cien palabras.
La parte buena (si es que la tiene) es que no tienes problemas de orientación y puedes seguir a tu antojo, aunque mejor no perder la senda, aquí señalizada por algunos puntos azules y un montón de fitas.


Ya distinguimos el tendido eléctrico a los pies de la sierra. La senda nos acerca hasta una de sus torres.
A partir de ahí decidimos subir hasta una primera cresta que nos descubre una bonita ventana en su borde occidental.

Toni y Rafa hacia la ventana del Ave
Y allá que vamos. Toni, Rafa y J.Manuel se dirigen a ella sin dudarlo.

Toni asomado a la ventana
El resto de la peña, Begoña, Manolo y el menda, subimos trepando por las rocas hasta la parte más aérea de este primer peine.

Begoña y el Tío la Vara en la cresta ...

... y el resto subiendo.
Más tarde se unen los ventaneros y comenzamos un precioso cresteo sin pasos difíciles en dirección este. La cara norte tiene un buen patio.



Haciendo el cabra, perdón ... cresteando.
Despacito y buena letra, disfrutando entre las rocas, llegamos a un colladito. Enfrente otra cresta, vigía del Ave.



Lo que queda por delante ...
Vista atrás ...

... y a por la segunda cresta
Un breve descansillo y a por ella. Reaparece un punto azul. Alguna trepadita más y a enlazar con la senda que discurre por la parte norte de este peine.


Segunda cresta

Vista atrás

y seguimos para adelante
Prueba superada.
Llegamos a la base del Ave. Allí, junto a un canchal bajo las paredes del pico buscamos un geocaché bien camuflado entre las rocas.


... de geocahing.
Curioseamos su contenido y continuamos por la senda hasta el abrigo y la fuente del Zurgacho, de la que manaba un hilillo de agua.

Camino de la fuente del Zurgacho


Abrigo y fuente del Zurgacho
Un buen lugar para almorzar antes de conquistar la cima, eran las diez y veinte y algún estómago protestón empezaba a reclamar. No le hicimos esperar más. Buenas vistas de la Hoya de Buñol y sus pueblos. Una pena que la neblina nos difuminara las vistas de la costa.
Desde allí ya se puede buscar por la derecha y a discreción una buena subida hasta la carreterilla que llega a la cima.


Atacando la última subida ...
... y ya estamos en la cima.
Unos últimos metros y ya hemos llegado. Una caseta de vigilancia, las inevitables antenas y el vértice geodésico. Este es el pico del Ave (949 m.).


En 360º distinguimos: el Montcabrer y  la Mariola, el Benicadell, la Safor, el Montdúver, el Montgó, Cullera, la sierra de Corbera, la Albufera, el golfo de Valencia (y no miro a nadie), la Calderona, Espadán, la Hoya de Buñol, el embalse de Forata, la sierra de Martés, el tajo del Júcar, la muela de Cortes, la nube de Cofrentes, etc. Un espectáculo para la vista.

Toda la cresta hacia el oeste
Fotos de rigor. Nos acercamos por el cordal hacia el oeste y divisamos todo el cresterío superado.


Al fondo el embalse de Forata
El artista y la modelo
Un par de ciclistas llagan exhaustos a la cima y bastante más tarde un tercero rezagado.
Ahora toca bajar. Lo hacemos por la pista, en principio cementada, que rodea la sierra por el sur.

... ahora toca bajar

El Colaita, la sierra de Corbera, el Montdúver y muy al fondo, el Montgó

La cresta de la sierra del Ave
Al llegar a un cruce de pistas ( Cañada Real de Castilla) tomamos el camino por la derecha que se convierte en senda (Colada de la Umbría y la Moratilla) hasta enlazar de nuevo, pero ahora de bajada, con la senda de la Garita.

Senda de bajada
En este tramo volvemos a seguir las fitas y alguna pintura amarilla.


Si la subida fue espectacular, la bajada tampoco defrauda. Volvemos la vista atrás y nos despedimos de la sierra, las crestas, los peines y el pico.

Los dos peines y el pico del Ave
Los vertiginosos zigzagueos nos retornan a Dos Aguas.




Dos Aguas
Menos de 11 kms. en una bonita y divertida ruta a pesar de ... Mejor no lo digo.
Al llegar a casa contemplo y comparo fotos de años anteriores y se me cae el alma.
En fin, dejemos que la naturaleza siga su curso y que vuelva pronto a teñir de verde estas bonitas montañas.

El grupete con la Hoya de Buñol a la espalda (by J.Manuel)

Adéu.





2 comentarios :

Dani Alcalá Almela dijo...

Me ha gustado la ruta Paco, con su toque de aventura, por eso de King Kong y de ir al matadero jeje...de los incendios, poco queda por decir :-(

Un abrazo.

acelobert2010 dijo...

La Sierra del Ave, junto a las montañas de Cortes y de Yátova, fueron el escenario de mis primeras aventuras en la montaña. Desde el desolador suceso del verano pasado no me he atrevido ni a acercarme. He tenido la inmensa suerte de conocer Dos Aguas incluso antes del pavoroso incendio de los años 90 (en la que murieron siete brigadistas de Millares, todo un drama humano para tan pequeño pueblo, vecino de Dos Aguas). Amo ese pueblo del que he caminado hasta la última senda, lo disfruté incluso unos días antes del horror del fuego y ahora... ahora no me atrevo ni a mirar la sierra desde mi querida Yátova. Tendríais que ver lo grande que era todo aquello... tendríais que ver... Un abrazo, Paco y gracias por dar ese homenaje a una grandiosa sierra que no merecía acabar de esta manera y de la que ahora, parece que nadie se acuerda.