martes, 26 de diciembre de 2017

GR - 10 TUROLENSE : EL VALLECILLO - RUBIALES (18/11/2017)

Con esta etapa cerramos el círculo de nuestro periplo en tierras de Teruel con el GR-10 como protagonista. Una etapa casi maratoniana sin dificultades técnicas reseñables, si a sus 33 kms. y al frío reinante en el altiplano turolense los podemos catalogar como dificultades, claro.
La ruta, bien señalizada en todo momento, discurre por el GR-10.1. Muchos tramos de amplias pistas y algunos de sendas emboscadas. Atravesaremos tres núcleos urbanos antes de llegar a Rubiales, Masegoso, Toril y Jabaloyas. Pueblos bien bonitos en los que, y más en esta época del año, no resulta fácil cruzarte con algún humano. También conoceremos pintorescos parajes como los Ojos del río Cabriel, los Pinares de Rodeno típicos de los Montes Universales o los sabinares de altura así como también algunos mases, vestigios de tiempos pasados de gran valor etnológico.
Nos abrigamos bien porque nos vamos al Vallecillo, comarca de la Sierra de Albarracín.
Mañana gélida aunque soleada. Esperamos a nuestros colegas navarricos e iniciamos la caminata saliendo del pueblo por la carretera de acceso en dirección Este.
Unos paneles nos invitan a conocer las variadas rutas por las proximidades del pueblo.




Nos dirigiremos en primer lugar hacia los Ojos del Cabriel tomando la pista que parte por la izquierda de la carretera


Un primer poste bien documentado nos indica los primeros objetivos del día que encontraremos siguiendo el GR-10.1



Enseguida nos plantamos en un bonito mirador bien ilustrado sobre el curso de un recién nacido Cabriel.





Una ligera bajadita y llegamos a los Ojos del Cabriel. Aunque muchos lo consideran su nacimiento, realmente éste se encuentra algunos kilómetros más arriba en el el Valle Cabriel, estribaciones Surorientales de los Montes Universales, donde no andan lejos los nacimientos del Tajo, del Guadalaviar o del Júcar.
Los Ojos son unas surgencias que enriquecen el escaso caudal (en el día de hoy, y aquí también se nota la pertinaz sequía, prácticamente nulo) que puede llevar el incipiente cauce.


Un precioso paraje en donde brotan, cristalinas, las primeras aguas del Cabriel.
Se puede seguir el cauce por su derecha por un sendero local hasta una primera cascada junto a  las ruinas de un molino.





Un segundo ojo menos vigoroso que el primero
El GR discurre junto a la vegetación de ribera ...


... y cruza por un puente a la margen izquierda.


Unos metros más adelante las aguas del Cabriel se vuelcan en una pequeña cascada.



Nos elevamos sobre el cauce ...


... y nos adentramos en la pinada ...


... todavía con las vistas sobre las puras aguas del Cabriel.

La Toba

Un último vadeo sobre la Rambla de Villarejo ...


... y nos despedimos definitivamente del Cabriel.
Por delante una buena subida que nos hará olvidar el frío de momento.



Esta primera subida de la ruta se culmina al llegar al Puntal de la Herrería donde las piernas se pueden relajar llaneando un poco.


Corral del Pito
Pronto divisamos la primera población que visitaremos, Masegoso.





Ermita de la Virgen del Remedio
En el momento de subir esta foto :


me acordé de la que hizo el buen amigo Toni en esta estupenda entrada de su blog MAGIA SERRANA. Te aseguro Toni que la vi a posteriori (jejeje, espero que no tenga derechos de autor)



Un alto en el pequeño parque infantil de Masegoso para almorzar y hacer un poco el indio, es que somos como niños. Unos gatos merodeaban por allí por si pillaban algo porque humanos, lo que se dice gente, ni un alma.

(by J.Manuel)
Masegoso y Toril son dos pueblos que conforman un único municipio que dependía de la Sesma de Jabaloyas. Las sesmas eran las divisiones administrativas en las que se agrupaban los pueblos de la Comarca de Albarracín desde el siglo XIII hasta el XIX. Uno y otro se encuentran muy próximos y están separados por el Alto de Masegoso (1.521 m.), un estupendo mirador de la comarca.

Dejamos Masegoso



Alto el Masegoso (1.521m.)

Bajando hacia Toril

Estampa campestre entrando a Toril con el Alto del Refrontón (1.598m.)
Llegamos a Toril con su fuente congelada y, aunque vimos vehículos aparcados no nos cruzamos con nadie. Resulta sobrecogedor cruzar estos pueblos sin ver una alma. Investigando un poco encontré este artículo en el País que bautiza la zona como la Laponia española por su despoblación, aislamiento y olvido ... por no hablar de los duros y gélidos inviernos.



Salimos del pueblo pasando junto a la Iglesia de los Santos Abdón y Senén y este curioso monumento recordatorio para un árbol monumental a tenor del tamaño del tronco.




Desde Toril a Jabaloyas, el siguiente pueblo que visitaremos, nos espera una buena subida ...



Cerro del Azor


Enlace con la Pista de los Estepares

El Cerro del Navazo (1.722m.)
... hasta el Collado de la Balsa (1.649 m.), la mayor altitud de nuestro recorrido.


Collado de la Balsa y el Navazo

Dejamos la Pista de los Estepares
Ahora nos espera un plácido descenso por cómoda senda ...

La Sierra de Peñarredonda y detrás ( a falta de un buen zoom) Penyagolosa


Un bonito tramo empedrado
... hasta enlazar con el camino del Recuenco ...

Javalambre destacando con una lengua blanca de sus pistas de esquí desde el Camino del Recuenco
... por el que llegaremos a Jabaloyas.


Jabaloyas a tiro

El Javalón (1.692 m.)

Fuente con abrevadero a la entrada de Jabaloyas
Un pueblo realmente precioso de una gran riqueza arquitectónica, con sus casas blasonadas ...


... como la Casa de la Sirena con sus curiosos balcones y ventanas dedicados ...



... al Sol ...


... y a la Luna.


Plaza Vieja de Jabaloyas con uno de los pocos seres humanos que vimos en la ruta
Estas joyas de la arquitectura popular continúan con la Casa de los Diezmos, antigua Lonja ...



... y la Iglesia fortificada de la Asunción.


Detalle de la muralla con su arpillera en "palo y orbe"


Jabaloyas resultó un pueblo bien requetebonito que os aconsejo visitar.
Dejamos el pueblo y continuamos el pateo.



El paisaje cambia pasando de los sabinares de altura ...

Sabina junto al antiguo Camino de Teruel
... a frondosos pinares.


Todo bien señalizado


Alternamos pistas con senderos.

Cruzamos el camino del Collado de las Tabernillas
Hasta llegar al Camino de Ligros.


Un bonito camino que nos acerca a los Pinares de Rodeno tan característicos de la Serranía.


Sabinar de la Vieja
Llegamos a otro punto destacable de la ruta, la Masía Ligros. Un lugar, antaño de gran valor estratégico, que hoy en día es punto de partida de algunos pequeños recorridos para visitar abrigos con pinturas rupestre o adentrarse en lo que fue un campamento de los maquis. Nosotros nos lo apuntamos para futuras visitas.


Casa forestal de Ligros


Loma en Ligros con los restos de su ermita

Un lugar realmente bonito
Hay una zona de propiedad privada con cierta actividad según pudimos comprobar.


El paisaje está dominado por las siempre caprichosas formas del rodeno.



Pasaban las tres de la tarde cuando llegamos al punto, previamente acordado, donde nos esperaba parte de la familia de Rafa y Merche que llegó desde Rubiales para continuar la ruta con nosotros ... pero primero nos regalamos un merecido alto en tan bonito lugar para pegar un bocado buscando el solete.


Balsa junto al camino del Collado de las Tabernillas


Tocaba seguir sin demorarnos mucho porque todavía quedaba un buen trecho hasta Rubiales y la tarde se nos echaba encima. Ahora el grupo, más numeroso y con sangre joven, agilizó el paso entre charretas y charretas.

Collado de las Tabernillas
En el Collado de las Tabernillas, un estratégico cruce de caminos, encontramos paneles informativos sobre diversos recorridos que nos acercan a pasajes de nuestra historia reciente que bien merecen ser recordados.



Tuvimos hasta un tramo por carretera asfaltada (Vía Forestal TE - 33, que llega hasta Rubiales) ...


... que dejaremos por la derecha camino de ...


... la Casa de los Resineros ...


El Cabezo (1.475 m.) rapado en su vertiente occidental
... y la Masada de los Alamanes. una heredad conocida desde el siglo XIV (cuando la mojonación del Patio del Rey don Jaime) con el nombre de Casa Encebras ("encebro" era, en la Edad Media, el asno salvaje). El nombre de Alamanes se debe al apellido del que parece fue uno de sus dueños entre finales del siglo XV y principios del XVI, un mercader de lana y ganado de nombre Luch Gregorio.



El Mas y sus terrenos debieron de tener bastante actividad agropecuaria hasta no hace mucho a tenor de los restos industriales en los alrededores.




Ya sólo nos quedaban cuatro kilómetros hasta Rubiales que fueron de sube y baja mientras el sol se ocultaba.

Camino de las Lomas

La meta a tiro.


Ermita de San Roque a las afueras de Rubiales
Con las luces del pueblo ya encendidas


Después de 33 kms. de un más que interesante recorrido, llegábamos a Rubiales (algunas casas con las luces encendidas daban señales de vida). Quedaba ahora hacer una pequeña "performance" para regresar a por los coches que habían quedado en el Vallecillo. Acción ésta facilitada por nuestros invitados de última hora (MUCHAS GRACIAS a la familia de Rafa y Merche, Marta, Marina, Elvira y Ángel por vuestra simpatía y amabilidad) y que evitaron que nos congeláramos ya que en el pueblo no hay ni un maldito bar donde cobijarnos, cosa que ya sabíamos de Nuestras anteriores visitas a Rubiales.
Pronto ya estábamos en los coches para un laaaargo trayecto hasta casa.
Con esta etapa damos por finalizado (aunque yo me perdí alguna, por desgracia) nuestro periplo por el GR-10 turolense, una hermosa historia de paisajes, pueblos y gentes.

(by J.Manuel)

Adéu.

6 comentarios :

Anónimo dijo...

Per fi! Però ha pagat la pena l’espera.
Que tingues un 2018 ple de rutes espectaculars.
Fernando.

paco domingo dijo...

Gracias tito Fer. También mis mejores deseos para ti y los tuyos. Y ya sabes que lo mejor está siempre por llegar y, en cuestión de montaña, lo mejor será siempre tu amistad y compañía.
Salud y montaña para un Feliz 2018.

Anónimo dijo...

Buenos días.

Como que derechos de autor!!! En breve te llegará una notificación para ir a pleito por copiarme ideas fotográficas blogueras. Jajajaja, Paco estaba leyendo la entrada y cuando he visto la foto, miraba la marca de agua y veía la tuya, y por dentro pensaba....me la ha robado, me la ha robado. Jjajajjajaja. No pasa nada y gracias por la mención.

Me ha gustado mucho el periplo. Conozco todo lo que enseñas menos lo de Ligros y los pinares aquellos, que tengo pendientes de hace tiempo. En realidad no están muy lejos de Cuenca capital en linea recta pero las carreteras y las vueltas que hay que dar, hace que sea todo un largo viajecito llegar.

Puedo ver que al la soledad, la belleza y el frío también os ha entrado. Es lo que tiene esta comarca.

Felices Fiestas y feliz año para ti y los tuyos.

Toni Magia Serrana.

paco domingo dijo...

Gracias Toni. Sinceramente , lo de la foto fue una casualidad. La hice justo un día antes de que hicieras esa entrada en tu blog y al verla me quedé pasmao e incluso dudé si publicarla. Curiosamente la hice porque según reza el cartel de esa iglesia, está dedicada a la Virgen del Remedio, patrona de mi pueblo, Utiel.
Bueno, también para vosotros ... ¡Un feliz 2018! con salud y Magia Serrana.
Un abrazo.

Dani Alcalá Almela dijo...

Gran entrada Paco, he podido sentir el frío y la soledad de esas latitudes y altitudes turolenses.

Un abrazo y que el 2018 venga cargado de mucha salud y montaña.

paco domingo dijo...

Gracias Dani. También para ti y los tuyos. Mis mejores deseos para 2018.
Y a ver si , por fin, este año podemos darnos un apretón de manos y coincidir en alguna aventura.
Ahí lo dejo Dani ...
Un fuerte abrazo.