viernes, 24 de octubre de 2014

UN PASEO POR EL ALT MAESTRAT Y ELS PORTS - GR-M PARTE 12 : PUERTOMINGALVO - SANT JOAN DE PENYAGOLOSA - PUERTOMINGALVO (18/10/2014)

Ruta circular desde y hasta Puertomingalvo, con meta volante en el Santuario de Sant Joan de Penyagolosa, más o menos a mitad de camino. El camino de ida a Sant Joan lo haremos por sendas y algún tramo de pista sin señalizar, por lo tanto es aconsejable el GPS. El de vuelta está más definido ya que es el camino de la romería anual desde Puertomingalvo a Sant Joan en el mes de mayo y combina el PR-TE 31 y el PR-CV 66.
Cruzaremos barrancos, visitaremos varias masías o masos, disfrutaremos de espectaculares vistas culminadas por el macizo de Penyagolosa. Caminaremos por frondosas umbrías tapizadas de musgo, bosques de carrascas y pinos donde este otoño, que se resiste a tomar posesión, comienza a pintar el monte con amarillos y rojos que salpican el verde de las laderas. Y de postre, ya rematando la ruta, un paseo por el país de los gnomos ...
Nos vamos a esta bella población del Maestrazgo turolense, Puertomingalvo, topónimo derivado de su situación geográfica, un portum o paso de montaña ( a caballo entre las cimas de Teruel, Javalambre y de Castellón, Penyagolosa) y el nombre de un rey árabe,  Ibn Galbon, que allí moró.



Mañana casi veraniega, ideal para caminar; las prendas de abrigo casi se quedaron en la mochila.


Salimos del pueblo por el Paseo del Arrabal, junto a las murallas, para localizar los postes del PR-TE 31 por el que nos alejaremos del pueblo siguiendo una camino empedrado.




Llegamos a una bifurcación donde dejamos el PR que se va por la izquierda (por ahí regresaremos) y seguimos por el camino de la derecha que se eleva poco a poco junto al Barranco del Gil. Tras este breve ascenso comenzamos a descender ladeando por la solana los Tormos rocosos del Cerro, buenas vistas.



El camino pasa a ser senda en el punto señalado con una buena fita. Toca seguir por la izquierda.


Punto y aparte. Llega el primer pinchazo del día. Manolo, el de Bego, sufre el reventón de sus suelas. Sus botas, ya bastante vareadas, dicen hasta aquí hemos llegado. Toca hacer una reparación de emergencia y seguir, o retirarse de la ruta ante lo que nos queda por delante.


El grande de Manolo dice que p'alante, sacando a relucir su genotipo vasco de adopción. La reparación no garantizaba en absoluto que pudiera finalizar la carrera pero, al menos, intentaría llegar a Sant Joan de Penyagolosa.
Seguimos ...
Pasamos por las Casas del Hostalejo ...




... antes de llegar al Barranco del Agua.


Allí la vegetación difumina la senda de lo poco pisada que está.


Cruzamos el barranco para seguir por la margen izquierda. Vemos un gran resalte rocoso bajo el que se aprecia una gran cavidad.



La senda va por arriba pero J.Manuel y yo nos aventuramos hasta la cueva. Más que cueva es un gran abrigo colgado sobre el barranco.


Remontamos más adelante por la izquierda hasta la repisa superior donde hacemos un alto para almorzar. Un estupendo mirador donde recrearse un poco.

Barranco del Agua

Continuamos el sendero por el que va una conducción de agua que baja desde la fuente de la Canaleta.
Dejamos a la derecha las casas del Mas de Villar Alto ...


... mientras la senda va girando hacia el noreste descubriéndonos el Macizo de Penyagolosa.


En adelante será nuesro faro y guía. Parece a tiro pero nada más lejos.



Conforme avanzamos el paisaje se hace más agreste. De las laderas se escurren varios barrancos que acaban alimentando el río Carbo que se escurre hasta Villahermosa por un espectacular valle.

Vistas sobre el Carbo y Villahermosa
Vistas a Penyagolosa
Mas de Ignacio

Pasaremos por el Mas de Llaves ...




... y cruzamos el barranco del Corgolo para remontarlo por la ladera de la derecha en fuerte pendiente.


Iremos atentos a las fitas en ese ascenso que culminamos atravesando una portera en el Castellar.



Preciosa subida ésta.
Ahora llega un cómodo tramo con la vista puesta en las laderas rojizas del monte Carrascal. A sus pies, junto al Barranco de los Sapos, el Mas de los Juanes.


Allá que vamos.

Mas de los Juanes
Del de los Juanes al de las Maluendas, éste parece rehabilitado y habitado.



Arce vestido de otoño
Siguiendo la pista de acceso a este Mas, bordeamos los cantiles del Tossal de Cándida para girar sobre el barranco por el que baja un neonato río Carbo.


Ahora sí que tenemos al alcance de la mano el Santuario de Sant Joan. Sólo nos queda un corto tramo de pista coincidente con mi querido GR-7 y llegamos a tan mágico y místico lugar.





La hora y el lugar apropiados para comer. Eso sí, de bocata de sobaquillo pero con unas frescas ensaladitas para acompañar y la inexcusable cerveza. El café, o en su caso el "cremaet", remataron el tiempo muerto. Tocaba volver a Puertomingalvo y no demorarse mucho si no queríamos encender los frontales.


Hubo tiempo para "recauchutar" las botas de Manolo con una llamativa cinta americana amarilla que dio lugar a la chanza durante el camino de vuelta.


Un camino que se inicia detrás del Santuario, ...


... junto al Centro de Interpretación del Parque Natural, donde comienza el PR-CV 66.


Lo tomaremos por la izquierda en dirección a la Serra de la Batalla.




Crocus serotinus (Azafrán de Otoño)

Nos vamos despidiendo de Penyagolosa
Una subida suave y constante por la pelada ladera de solana del monte Manzanar nos acerca al Mas de Roig con su puerta de arco de medio punto.



Inevitablemente no podemos de dejar de mirar atrás para despedirnos del "Gegant de Pedra".

Panorámica sobre el macizo de Penyagolosa, la cima asoma por la izquierda, y el barranco del Carbo
Seguimos por un bosquete de carrascas hasta el Mas de Torre Climent o de la Torre del Mosquit donde abundan los servales y avellanos vestidos de amarillo otoñal y algún arce.



Mas de Torre Climent o de la Torre del Mosquit
La subida se culmina en el Alto del Prado de Martín alcanzando los 1.542 m., el punto más alto de la ruta.

Un último vistazo al Gegant de Pedra


Allí dejaremos el PR-CV 66 para enlazar, ya en tierras aragonesas, con el PR-TE 31, que no abandonaremos hasta Puertomingalvo.



Nos internamos en un fondoso bosque de pinos en la umbría del Umbrión.



El húmedo hábitat hace de esta zona un auténtico vivero de setas. Un montón de especies llegamos a identificar, todas comestibles, aunque la mayoría ... sólo una vez. Ojito porque con ésto no se juega y ante la duda, mejor dejarlas allí. Aquí tenéis unos ejemplos:

Amanita muscaria
Amanita muscaria 
Macrolepiota procera con el sombrero sin abrir
Amanita pantherina
Amanita pantherina
Clavariodelphus truncatus
Ramaria sp. (difícil de especificar, también conocida como Peu de Rata)
Boletus edulis
Tras la colecta, sobre todo fotográfica, bajamos junto al Barranco de la Calera por un sendero empedrado.


Ya hacía rato que Manolo había renunciado a seguir tuneando sus botas y aguantó sin suelas hasta el final. Un javato el tío.
Llegamos a la Masía de Juanao y sus campitos abancalados.


A la vista ya tenemos Puertomingalvo.


Cruzamos la pista de acceso y seguimos por la senda con muretes de piedra seca.


Mas de la Vega de Abajo
Pasamos junto al Peirón y la fuente del Dornajo con su abrevadero.




Junto a ella quedan las ruinas de la Torrica, un torreón de vigilancia.
Ya estamos en el camino del inicio a punto de entrar en Puertomingalvo, encuadrado por un precioso atardecer.



Y así transcurrieron los 27 kms. de otra etapa más de nuestro GR-M. Bonita y exigente.

(by J.Manuel)
Ya de vuelta a casa llegó el segundo pinchazo del día (mejor, de noche), esta vez fue la rueda del coche de MªÁngeles. Por suerte estábamos en el desvío de Barracas y entramos al box para cambiar el neumático en un periquete, para eso llevábamos al mejor mecánico del mundo de copiloto. De allí a Valencia sin pasar de 80. Se nos hizo eterno ...
Adéu.



1 comentario :

Manolo Moliner dijo...

Paco, no has dicho nada de los asientos traseros del coche de M Angeles. Tortura inquisitoria