domingo, 16 de febrero de 2014

AGULLES DE SANTA ÁGUEDA (15/02/2014)

¡Sueño cumplido!.
Desde la primera vez que vi aquella foto del "trampolín" en el impresionante y grandioso cresterío de les Agulles de Santa Águeda (Desert de les Palmes - Benicassim) quedé prendado de ese mágico lugar.
Para un humilde montañero como yo, alcanzar ese punto era casi una utopía, un sueño. Aunque siempre albergaba la esperanza de hacerlo algún día. Y ese día llegó.
No me lo pensé dos veces cuando me llegó la invitación de Isabel y Ricard (los montañeros "profesionales" de la familia) para subir y recorrer les Agulles. Con ellos, con Llanos, con Raúl y con J.María, todo parece más fácil. Pero claro, es fácil decirlo a "toro pasado"... El esfuerzo lo tienes que hacer tú y el miedo, mejor dejarlo en casa.
No es una ruta sencilla, ni mucho menos. Requiere, además de armarse de un mínimo de valor, de cierta experiencia en trepadas y destrepes, en flanqueos por losas de rodeno con pendientes de vértigo y en pasos delicados. Con esos básicos conocimientos y de la mano de gente tan preparada, la experiencia acaba siendo hasta divertida.
Una ruta en la que pondrás a prueba tu cuerpo. Usarás las manos, las rodillas, el culo y hasta los dientes si hubiera necesidad. Te pegarás a las rocas como las lapas. En ocasiones, te fundirás con ellas alcanzando un clímax casi orgásmico. En pocos lugares he tenido la sensación de estar tan integrado en la naturaleza como aquí.
Pero vayamos al grano...


La cresta de les Agulles de Santa Águeda forma parte del Parque Natural del Desert de les Palmes. Bien visibles desde Benicassim y próximas a la AP-7.
Paralelas a la costa, nosotros las recorreremos de sur a norte.
El punto de inicio lo localizamos junto a la carretera CV-147 que asciende desde Benicassim al Desert. Dejamos la población y al poco de pasar bajo la autopista AP-7 estaremos atentos para dejar los vehículos en los escasos márgenes que quedan junto a la carretera, con les Agulles a la vista a nuestra derecha. De allí parte un camino que nos aproximará a la base de la cara sur de la sierra.

Vista sur con el Agullot a la izquierda

Preparados ...
Evitaremos un primer desvío marcado con fitas que sale por la izquierda. Se trata del camino que sube junto al barranc de la Comba y es otra posibilidad de alcanzar la primera cima de la cresta, el Agullot (Subida al Agullot (07/01/2012). Nosotros continuaremos para alcanzar otra senda más adelante, también por la izquierda, que nos llevará directos a la cima. Y directos quiere decir directos. Salvaremos un desnivel de 425 m. en 1,4 kms. Para calentar no está nada mal. No hay senda evidente y hay que ir un poco a criterio de cada uno.


Alguna fita dispersa te sirve de orientación es este caos de rodeno.





Comienzan las trepadas. Ganando altura las vistas sobre la costa son estupendas. El Agullot, tan visible desde la base, parece alejarse cuando lo tienes a tiro. Los golosos miradores se van sucediendo junto a curiosas formaciones de rodeno.






Es conveniente no alejarse mucho de la arista por la izquierda e ir progresando por ahí.

Hacia el oeste con el Bartolo y su cresta
Un par de pasos a destacar en este tramo, un largo tramo bastante vertical aunque con buenos agarres que se culmina en un pequeño resalte.

Raúl por la pendiente
Y Llanos agarrándose a la pared
Por bajo, otra zona característica con curiosas formaciones, fruto de la erosión, unas cavidades que bautizamos como "los huevos".




Poco después nos encontramos con otro paso bajo la arista, una pequeña repisa colgada en el vacío con un pino al que abrazarse.



Alcanzamos el Agullot tras poco más de dos horas de entretenida subida. La repisa inferior está ocupada por un grupo familiar con niños incluidos (mucho mérito el suyo llegar hasta allí) y nos encaramamos a la soleada parte superior para reponer fuerzas.

Cima del Agullot
La cresta hacia el norte desde el Agullot
Lo agradecí infinitamente ya que la subida, y con los últimos coletazos de mi catarro, había hecho mella en mí. Lo cierto es que, de ahí en adelante, la cosa fue bastante mejor.
Bajamos del Agullot por la pequeña y angosta canal oeste para, de inmediato, girar a la derecha y acceder a otro punto característico, el "tobogán".




Bajando del Agullot
Se trata de una profunda grieta que recorre la plataforma del Agullot y por la que hay que bajar culo a tierra. La gran pendiente y la estrechez así nos obliga.





La bajada del tobogán
A mitad de la prolongada rampa vemos a la izquierda otra losa. Trataremos de pasar a ella y no continuar descendiendo.

A la izquierda, la losa por la que escaparemos
Vista atrás
Pasamos al otro lado por el borde y bajamos por otra canal en dirección oeste.


Son los únicos tramos que haremos por esta vertiente de umbría. Hemos superado una de las partes más comprometidas.

Vista atrás del Agullot y el tobogán
Ahora volvemos a la cara este y bajamos para retomar un tramo de senda con fitas. Conviene estar atentos a la izquierda para no pasarnos de largo el siguiente punto de interés.



De camino al trampolín
Una gran lasca en pronunciada pendiente nos señala la base del famoso "trampolín" (para algunos, el "dedo del diablo").


Toca remontarlo. Tiene una gran fisura por la derecha con un par de pinos incrustados que nos facilitarán la primera parte de la subida así como la bajada. Después toca pegarse a la roca, aunque aprovecharemos sus resaltes para, con buenos apoyos, llegar a tan fotogénico lugar. Una gozada haberlo logrado. Me cobro la recompensa del esfuerzo que supone llegar hasta aquí. Ahora sí que puedo decir que he cumplido un sueño.

Vistas desde el trampolín hacia el norte ...

... y hacia el sur, al fondo todavía se aprecia la grieta del tobogán
Nos turnamos para inmortalizar el momento antes de despedirnos de esta roca colgada en el vacío.






En la cima del trampolín
Sólo por esto vale la pena el esfuerzo (By J.María)
Lo dicho, bajamos hasta alcanzar la grieta y llegar a lugar seguro.
En su base seguimos por los vestigios de senda hacia una pared que vemos por la izquierda. A la derecha de la misma se dibuja una gran brecha. Allá que vamos.

Desde el trampolín se adivina nuestro próximo paso ...
Hemos llegado al, digamos, último paso comprometido de la ruta. Una carrasca marca la base de la grieta. Toca encaramarse por ella al principio, antes de elegir entre las dos opciones posibles: continuar por esta chimenea hasta su pequeña salida o escaparse de ella por la izquierda y remontar una placa muy lisa y con mucha pendiente. Ricard y yo optamos por la chimenea. El resto salió por la placa.

La opción de la escalada
No está demás asegurar este tramos con cuerdas, aunque ellos lo superaron sin necesitarlo.

Comienzo de la última chimenea
Los que seguimos por la chimenea tuvimos que quitarnos las mochilas para superar la estrechez del forat, no en vano algunos lo han bautizado como "el parto". Un par de parabolts en el techo indican la posibilidad de encordarse para superarlo. Buscando los pocos apoyos en la roca y con un último tirón de manos superamos el escollo.



Prueba superada.


Vista atrás superado el último escollo
A partir de ahora todo es coser y cantar, aunque habrá que pelearse con la vegetación y tratar de ir localizando las fitas que nos conducirán hasta el collado donde enlazaremos con el PR-CV 397 para tomar el camino de vuelta. Algunas fitas indican la posibilidad de bajar de forma prematura, otra indican el camino por la izquierda en dirección norte. Es nuestra opción y más con la visión de la paleta indicadora en el collado. Antes todavía tenemos tiempo de recrearnos en una pequeña y última aguja que nos pide a gritos una foto.



Desde el collado sólo hay que seguir la senda del PR por el camí Covarchos hasta la carretera.

En el collado
Una senda que rodea la cresta por su base y nos ofrece la visión de lo recorrido.




Vistas durante la bajada

Cansados y satisfechos llegamos al final.
Nos queda el remate y nos acercamos a Benicassim para orar a nuestro santo favorito, San Miguel, y reponer los hidratos, sales y proteínas consumidas (que han sido bastantes).


Junto a la fibermontañera de Benicassim
Esto es lo que dio de sí esta ruta que recordaré durante mucho, mucho tiempo.
Gracias, familia, gracias Llanos, gracias Raúl, gracias José María por haberme hecho partícipe de esta espectacular aventura montañera que ya está en el podium de lo mejor del año.
Un abrazo.
Y gracias también por las estupendas fotos que estoy orgulloso de incluir en este reportaje.
Adéu.







10 comentarios :

acelobert2010 dijo...

Lo dicho ya hace unas cuantas crónicas: "Te estás asalvajando". ¡Joer que envidia! ¡Aún no me he atrevido yo a hacerla y eso que me han invitado un par de veces. Esa sierra me tiene fascinado desde hace un montón de años. He estado enredando en ella hasta donde me he atrevido y doy fe de su espectacularidad. Pero es "pa" tíos valientes como tú y no "montañeros comeyogures" como yo. Impresionantes las fotos. Seguro que alguna de ellas encabeza tu crónica de lo mejor del año en diciembre. Un abrazo Paco

franclips dijo...

Hola:
Espectacular ruta y fotos. Las del famoso "trampolín" dan grima. ve Encaramados en su parte superior me sudan las manos sólo de veros en la cima. Escalofriante...
Y la bajada por la chimenea no debe ser nada fácil.
¡Menudas montañitas teneis por aquí!
Un saludoy gracias por estas maravillosas entradas.

paco domingo dijo...

Hola yogurín !!!
La verdad, Paco, es que es una verdadera gozada de ruta. No exenta de dificultades pero que se solventan con paciencia y coneiximent.
Lo mejor es hacerla con alguien que ya haya estado o tirarte a la aventura con lo que eso puede suponer.
Te conozco y la hubieras hecho sin problemas, te lo aseguro. De modo que, si se te presenta la ocasión, no lo dudes y hazla. La recompensa para el espíritu es MAYÚSCULA.
Un abrazo Paco.

Hola Fran !!!
Cierto que el lugar es espectacular y fotogénico. Tampoco lo tienes muy muy lejos.
Todo es proponérselo ...
Un abrazo.
Gracias por vuestros comentarios.

Merche dijo...

REDEU!!!!!
que impresionante.
Y SIIII..te estas asalvajando!!! jajajaja
ahora los paseos de la mayoria de la peña te pareceran muy aburridos!!!

paco domingo dijo...

No creas Merche ... aunque de vez en cuando ...
no está mal darse un gustazo y un subidón de adrenalina así.
Un besito.

Manolo Moliner dijo...

Paco, te va a tocar repetirla

paco domingo dijo...

No me lo dirás dos veces Manolo ...
Será un placer.
Un abrazo.

vicent dijo...

Hola Paco encantado de saludarte, Soy Vicent de http//:vicentmartinezs.blogspot. com,hace tiempo que tengo entre ceja y ceja esta apasionante ruta pero no me atrevo porque yo trabajo en hostelería y libro los lunes y, claro, los lunes hay poca gente disponible para hacer rutas y menos que esten dispuestos a hacer esta. Asi que si algun lunes te aburres ya sabes, me llamas y quedamos en Benicàssim.
Tengo material de escalada y rapelo bastante bien e incluso he subido al aullot desde el barranco de Miravet y he hecho algun cresterio complicadillo como el morral de vilafames o las paredes de la caramella pero despues de leer tu cronica. No se no se... Tengo mis dudascde hacerla solo.
Saludos

paco domingo dijo...

Hola Vicent, he visto tu blog y me ha gustado mucho. Por lo que veo no creo que tengas ningún problema en hacer Les Agulles. De todos modos mejor ir, por lo menos, en pareja. Más seguridad y mejores fotos... complicado reflejar el trampolín en una selfie.
Volvería encantado pero imposible hacerlo entre semana.
Un abrazo.
Si quieres el track te lo puedo enviar, aunque en esos terrenos no es muy útil.

Vicente Andrés dijo...

Hola Paco, estoy emocionado de ver tu aventura ya que llevo unos tres meses intentando subir al trampolin y no hay forma de encontrarlo,( estoy buscando la senda) y como a quien pregunto me da una referencia diferente pues como que no¡, también es debido a mi inexperiencia ya que solo llevo unos cuatro meses practicando esta maravillosa disciplina a pesar de mis 61 "tacos" y de mis fieles escuderos de 64 y 65 "tacos" que me siguen y animan.
No se si es posible que me indicaras alguna pista que de verdad me sirva para encontrar dicho camino, te lo agradecería de corazón. Gracias, un fuerte abrazo. Vicente.