martes, 12 de junio de 2018

GR - 37 ETAPA 4 : LA YESA - LA TORRE (19/05/2018)

Penúltima de nuestro GR-37.
Hoy nos espera una cómoda ruta sin dificultad alguna a la que le daremos otro pequeño toque para romper la monotonía del camino.
Si por algo se caracteriza esta etapa es, indudablemente, por las sabinas (Juniperus thurifera) aquí llamadas trabinas. En esta zona de los Serranos conforman el último reducto de bosque de sabina albar de la provincia. Entre estas venerables ancianas de entre 200 y 500 años destacan algunas monumentales como podréis comprobar, incluida nuestra vieja amiga La Juana de la que os hablaré más adelante.
Como tampoco podía faltar en nuestro periplo, el paisaje característico de la comarca está salpicado de corrales, aldeas y caseríos, la mayoría abandonados, y el bonito y tranquilo pueblo de la Cuevarruz.
Además recordaremos nuestro paso por aquí en una de las etapas del GR-10 turolense, a tiro de piedra, y en la ruta de las Travinas desde la Almeza (PR-CV 331).
Un bonito recorrido por encima de los 1.000 m. de altitud, aire puro para nuestros pulmones.
Pues manos a la obra ...
Dejamos la Yesa para ...


... adentrarnos en la Rambla de Ahillas. Justo a la salida del pueblo encontramos esta agradable área recreativa.



Un poco más adelante nos topamos con los vestigios de una antigua fábrica de alcohol (finales del XIX principios del XX) que no llegó a entrar en funcionamiento porque la filoxera acabó con las viñas.



Junto a esta curiosa construcción hay un lavadero de caolín cuya extracción se prodiga por la comarca.


El discurrir por la rambla no ofrece dificultad alguna aunque habrá que estar atentos a las marcas blanquirrojas que, en esta etapa del GR, necesitarían de una buena mano de pintura.


Aquí tenemos una bonita imagen del Cabezo y el bocado de caolín que le han dado
Junto a unos campos de cultivo nos aparece una bonita pradera de Zulla silvestre, fabácea que se utiliza como forraje y que resalta con sus preciosas flores.

Zulla silvestre o estacarosins en valencià (Hedysarum boveanum)
Llegamos a la Fuente del Bayo con su abrevadero.




Allí dejamos la rambla para tomar la pista que sale por la derecha, la Vereda de Alpuente.


Cruzaremos un amplio cortafuegos también usable como pista de aterrizaje.


La vereda atraviesa un frondoso carrascal ...


... del que salimos por el Plano de Chispas. Allí tomamos un senderillo por la izquierda de no fácil seguimiento.



Este sendero, que parece una actualización del GR-37 original, nos acerca hasta una monumental sabina, la primera del día, que de otra forma no hubiésemos ni siquiera visto desde el camino.


Un bello ejemplar de Juniperus thurifera
Bajo sus ramas dimos cuenta del almuerzo. Allí me entretuve con mis florecillas y algún bichillo.


Silene vulgaris , la popular colleja

Blaps lusitanica 
Seguimos la ruta y nos acercamos al pequeño vallejo de los Palacio, con su fuente, abrevadero y amplios bancales y donde destacan algunos nogales de buen porte. En el lugar estaban los gamellones donde se pisaba la uva. Así figura en el mapa pero no llegamos a buscar esas piletas.




Y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid nos desviamos del GR para subir a la loma que llevamos a la izquierda, el Cerro de Palacio, que sería la cima del día.


La subida no presenta dificultad, tan sólo una trepadita para salvar el farallón rocoso que defiende la loma.




Por esta pequeña canal le hincamos el diente


Lo mejor de la amplia cima fueron las vistas.

Hacia el Sur, la Yesa y los Cabezos

Cima del Cerro de Palacio (1.238 m.)

Hacia el Norte las tierras turolenses donde destaca mi querido Picón del Buitre con su observatorio
Bajamos del Cerro Palacio para retomar el GR.


Viene aquí otro tramo difuso en cuanto a la señalización entre bosquetes de pino, enebros y alguna sabina.



A nuestra derecha el paraje de los Ballesteros, con corrales y verdes campos de cereal.


¡Qué verde era mi valle!

Salvando algún obstáculo del camino


Bajamos hasta el frondoso Barranco de los Ballesteros ...


... donde encontramos más venerables y hermosas trabinas.





Un bello rincón que abandonaremos por si margen derecha salvando un pequeño terraplén.



Al Noroeste, el pueblo de la Almeza y las lomas de las Moratillas y el Cerro Negro y a la derecha el Castillo del Poyo
Nos acercamos al paso del ecuador de nuestra etapa ...


... la aldea de la Cuevarruz.


Esta bonita aldea se caracteriza, entre otras cosas, porque parte de su núcleo urbano pertenece a Alpuente y parte a la Yesa.


Atravesamos la aldea y nos recreamos en algunos rincones con sus encaladas fuentes dedicadas a su patrón, San José.



¿El "culo del mundo"?

Curioso molino de viento en hierro, el único que queda en pie en el municipio
Ermita de San José y trinquete

Ermita de San José y tele-club
Vamos a ver que peli nos echan ...

¿En qué quedamos?
Nos alejamos de la Cuevarruz por el Camino de Sancho que sube hasta las Casas de Arriba ...


... un grupo de edificaciones, la mayor parte en ruinas, en lo alto de ...


de la Loma de Cuevarruz (vértice geodésico de 4ºorden, 1.123 m,).



Desde su abrevadero seguimos hacia el Norte y llegamos a un cruce de caminos donde encontraremos la Cruz de la Canal (siglo XIX).


Tomamos por la izquierda el Camino de las Cuevas del Agua con otra gran trabina ...


... anticipo de un bosque bien conservado de éstas venerables ancianas.



El camino nos baja hasta la Fuente de la Canaleja ...



... donde se conserva un pequeño lavadero.


Allí continuaremos por la derecha siguiendo el Camino de la Cañada Pastores y que no dejaremos en lo que queda de etapa.


Vinca major o Hierba doncella
Por un momento y en esta bifurcación, dejamos la Cañada Pastores pare seguir por la derecha.
Bajamos hacia la Cañada de la Hocecilla ...


... donde encontraremos varias sabinas monumentales ...



... que bien merecen la visita y el abrazo.


Alguna enraizada de manera inverosímil
Unos metros más adelante, en una caseta en ruinas, giramos 180º para retomar la Cañada Pastores.


Otro tramo de gran belleza que se adentra en el Barranco de las Cuevas de Villanueva ...


... con caminos empedrados como este ...


Volvemos a dejar la Cañada junto a esta construcción ...


... y nos acercamos a los Corrales de Pozo Marín y sus verdes campos de cereal.



Bonito rodal de "Cojín de Monja" (Erinacea anthyllis)

La hornacina de la Verónica de Pozo Marín
Continuamos por el camino hacia el Norte ...


... pasando por el Corral de Pinazo ...

Rincón del Dinero y al fondo la Peña Fría
... y retomando más adelante la Cañada Pastores.

Al fondo, el Cerro del Castillo del Poyo
Este tramo coincidirá hasta la Aldea de la Torre, nuestro destino, con el PR-CV 331, La Almeza - Sendero de Las Trabinas.




La Cañada Pastore sy al fondo el Cerro Negro


Aquí el camino nos conduce hasta el último monumento vegetal del día, la sabina monumental de la Juana.


Una gran sabina recogida en el catálogo de árboles monumentales de la Comunidad Valenciana.
Sus medidas: 5.78 m. de perímetro troncal, 18 m. de copa y 14 m. de altura. Y la jovencita tiene más de 500 años. Se hace de querer.



Deciros que la Juana requirió de la intervención de los técnicos de Medio Ambiente para hacerle una pequeña cura, con el visto bueno de sus propietarios.


Nos despedimos de la Juana hasta la próxima visita deseando que se conserve tan bien como hasta ahora.


Ya nos queda poco para la Torre pero todavía hay rincones para admirar.





El Castellar
Y la meta a tiro, la aldea de la Torre ...



... donde damos por finalizada la penúltima de la serie.


Ya sólo nos quedará la última entre la Torre y Aras de los Olmos que cerrará el círculo de este magnífico GR-37. 
Y aquí estaré para contarlo.

(by J.Manuel)
Adéu.

Resumen de la etapa:
Distancia : 15.6 kms.
Tiempo en movimiento : 3h. 57 min.
Tiempo Total : 5h. 10 min.
Desnivel + : 555 m.
Desnivel - : 343 m.
Altitud máxima : 1.238 m.

1 comentario :

Emilio Vera dijo...

¡Hola, Paco! Pues muy bonita etapa por bellos paisajes rurales y con unas preciosas sabinas. Bonitos paisajes que habéis disfrutado de lo lindo, con esa pequeña subida al cerro aprovechando que pasabais por ahí.Pues nada, a por la última etapa del GR.
Un abrazo.