viernes, 10 de enero de 2014

SERRA DE SEGÀRIA DESDE BENIMELI (06/01/2014)

Día de Reyes. Seis de la mañana. Me levanto con la ilusión de un niño para ver si este año ha habido suerte. Y, vaya, va a ser que no. El caso es que me lo imaginaba pero nunca pierdo la esperanza. Otro año será ... Aunque bien pensado, y como los Reyes Magos son muy listos, quizás vengan con las rebajas. Cosas de la crisis o del sentido común, según se mire.
En vista del éxito, mejor el regalo me lo hago yo mismo. Me regalo una montaña. ¡Qué digo! ... una Sierra para mí solito. Dicho y hecho, me voy a la Serra de Segària.
Bueno, no tan "dicho y hecho". Salir a una montaña desconocida requiere (en mi caso) una labor previa de investigación y documentación. Y en eso estaba, tras rescatarla del cajón de las pendientes, cuando me encontré con la siempre útil y casi imprescindible Web de Casiaventurilla que describía un recorrido casi integral de esta sierra, tan bien explicado y documentado que no tuve más que meterlo en la mochila y salir disparado hacia tierras alicantinas.
Una breve introducción. Cuando hablamos de la montaña de Alicante (segunda provincia más montañosa de España) estamos hablando de escarpadas y afiladas sierras próximas al mar que delimitan profundos valles. Terreno difícil y agreste que requiere, como en este caso, de cierta experiencia montañera para acometerlo con garantías.
La Serra de Segària (según el profesor D.Manuel Sanchis Guarner, su nombre procedería del euskera, de la palabra sagar que significa manzana) queda un poco eclipsada por las grandes clásicas alicantinas, Bernia, Aitana, Mariola o Serrella. Pero craso error el vuestro si pensáis que, con poco más de 500 metros de altura máxima, va a ser un agradable paseo. Y más, cuando queremos subir y recorrer parte de su atrayente cresta. Para los que hayáis circulado por la AP-7 en dirección Alicante, su silueta característica aparece tras pasar por Oliva. Es más, la propia autopista roza su nariz antes de llegar a Ondara con el Montgó a la vista. Una sierra casi perpendicular a la costa y que parece que vaya a morir a orillas del Mediterráneo. La Segària separa el valle de Pego y la cuenca del río Girona.
Para recorrerla lo haré desde la población de Benimeli, a sus pies.


Será un recorrido siguiendo, casi en su totalidad, el PR-CV 415. Está muy bien señalizada y ofrece distintas alternativas.
Llego a una Benimeli todavía dormida pasadas las ocho de la mañana. Temperatura ideal para comenzar a andar.


Toca subir hacia el Calvari (cuantas rutas salen de los pueblos camino del Calvario...¿paradoja?) y lo hacemos por el marcado como SL-CV 109 (hay un cartel en la misma Plaza Mayor).




Callejeamos un poco y subimos por una escalinata, comienzo del Vía Crucis.


A la altura de un depósito de aguas potables seguimos las marcas del SL y giramos a la izquierda saliendo de la población.


Nos elevamos por la margen derecha del Barranquet y las vistas hacia atrás van ganando belleza con la altura.


El sol ilumina la llanura del Girona salpicado de poblaciones y rodeado por sierras como la del Migdía, del Penyó (con la hermosa figura del Cavall Verd) y la del Carrascal de Parcent, que delimitan la entrada a los recónditos valles de Ebo, Alcalá o Laguar.

Benimeli, el Ràfol d'Almúnia, y Sagra bajo los pies de la Serra de Migdía. En el centro, el Cavall Verd

Benimeli y al fondo, la Serra del Penyó con el Cavall Verd y Orba a sus pies
El primer tramo de subida termina en el Pas de Benimeli, un herboso collado donde enlazaremos con el PR-CV 415 (y adonde espero estar de vuelta algunas horillas más tarde). Allí encontraremos un pozo y un abrevadero. A nuestra derecha las paredes de Les Penyetes Roges. A la izquierda las soleadas laderas de Segària culminadas aquí por una plantación de antenas.




Seguiremos desde ahora las marcas blanquiamarillas. Un segundo tramo de ascenso hasta alcanzar el collado que da paso a la vertiente norte, adonde llega una carreterilla.

Vistas hacia el sur durante la subida. Aparece el Montgó.

El Alt de la Creueta en les Penyetes Roges y a sus pies el Pas de Benimeli.
Me encuentro y saludo a un simpático pastor con su rebaño de cabras.


A la izquierda del collado podemos subir a un pequeño mirador. Estupendas las vistas de la costa y del Parque Natural de la Marjal de Pego-Oliva.


Seguimos hacia la instalación antenera y la sobrepasamos por el cordal de la sierra. Unas señales nos indica la presencia de los restos de un poblado íbero.


Se distinguen los restos de alguna construcción aunque no me entretengo demasiado. Las vistas hacia el sur tampoco desmerecen con la omnipresencia de la mole del Montgó. No sé la cantidad de fotos que le pude hacer a lo largo del día.


Ya vemos al frente un enorme y afilado picacho que parece cerrarnos el paso.



Caemos por su vertiente norte y trato de acercarme a su base hasta que la senda se desvanece. Imposible seguir por allí.

Las piedras atravesadas indican el desvío
Hay que retroceder unos metros y localizar la continuación de la senda que baja por la ladera de umbría.
Cambia el paisaje, la vegetación y hasta la temperatura en esta frondosa umbría. Una selva verde y tupida por la que da gusto transitar.
Llegamos a un cruce señalizado.


Por la derecha llegaríamos al Portet de Beniarbeig que atraviesa la sierra y comunica con la ladera de solana. Nosotros seguimos bajando en dirección a la Font de Catalá. Palmitos y helechos abundan.


La frondosa umbría
Posibilidad de recargar las cantimploras con sus frescas aguas.


Volvemos sobre nuestros pasos hasta el poste indicativo y continuamos por la izquierda en dirección al Morro de les Coves.


La senda va rodeando la cresta a media altura.
Un nuevo cruce a la vista. Ahora nos desviaremos hacia el Portet d'Ondara.


Un buen repecho de subida hasta llegar al collado. Allí terminaremos por dibujar una "T". A la izquierda un peñasco puntiagudo y a la derecha, siguiendo el PR, el vértice geodésico y punto más alto de la sierra.

El Morro de Segària.

Y la cresta hasta el vértice geodésico
Decido subir primero al desafiante peñasco. La ladera de solana es bastante asequible, eso sí, para subirla lo haremos a la trocha y con conocimiento.

Desde el collado parece más asequible
Vale la pena deleitarse con las vistas que nos ofrece.



El Montgó a tiro

Y la inconfundible cresta de Bernia

Hacia la marjal de Pego-Oliva
Bajamos al collado para subir ahora al vértice geodésico.



Esta subida es más larga y durilla y habrá que estar atentos a las marcas del PR y procurar seguirlas. Alcanzo la cima de Segària y me siento su dueño y señor, aunque sea por unos minutos, los que me cueste almorzar y hacer un sinfín de fotos. Curiosa esta cima con vértice, escultura y hornacina con libro de visitas, instalada por el Centro Excursionista de Ondara y que representa el campanario de la población.




Las vistas son increíbles y el patio de caída hacia el norte es de aupa. Distingo las sierras alicantinas y valencianas en 360º, Bernia, Serrella, Aitana, el Benicadell, la Safor, Montdúver, Corbera etc, etc.




Me hubiera quedado allí hasta pasado mañana.
Vuelta de nuevo al collado y para abajo hasta el cruce del Morro de les Coves.


La faena gorda ya estaba hecha (o al menos eso pensaba yo) y no había recorrido ni la mitad de la ruta.
La senda contínua rodeando la cresta hacia el mar.

... de allí vengo
Ahora vamos de bajada. Otro cruce nos invita a subir a la Penya Roja, pero mejor lo dejo para otro día.


Montañeros en la cima de la Penya Roja, el puntal de la sierra más cercano al mar
La senda parece caer sobre la autopista cuando doblamos el Morro de les Coves.





Un grano en el Morro
Zona de abrigos y cavidades donde destaca la Cova Fosca.




La "decorada" boca de la Cova Fosca


Giramos definitivamente y estamos en la ladera de solana. Cambiamos de nuevo de paisaje y vegetación.

Vista desde solana. De allí bajamos ...

... y aquí, el resto de cresta con el collado al que nos dirigiremos
Tras una ligera bajada llegaremos a una pista que tomamos hacia la derecha. Siguiéndola pasamos junto a una enorme cantera antes de llegar al área recreativa del Parque de Segària.


Unas completas instalaciones para disfrute del personal.

Otro punto de inicio del PR


Lo recorremos siguiendo las señales del PR. Una senda bien acondicionada nos acerca al mirador de Segària (¿qué mejor mirador que las cimas?).


Obviamos un cruce más adelante que conduce al Portet d'Ondara para seguir, y aquí viene lo más curioso de la ruta, por una canalización de riego en desuso. El PR va por dentro de la misma serpenteando un largo tramo.





Otro cruce nos sale al paso, el que nos conduciría a la Cova de Bolumini. Yo me rindo y lo dejo para la próxima.
Enfrente tenemos el collado del Pas de Benimeli y hay que alcanzarlo. La canalización se acaba al comienzo del barranco.

Inicio del barranco
Una vez allí se puede continuar cruzándolo hasta un camino donde el PR lo remontaría por la izquierda. O bien hacerlo por la ladera derecha, opción ésta más corta y directa pero, ojito, más perdedora. Tenemos que ir localizando y siguiendo los puntos y alguna flecha amarilla.




También hay pintadas unas cifras que van subiendo de cien en cien (vamos, como un cuantahectómetros) que nos animan en la durilla subida.


Al final, tras sortear los muretes de piedra de los abancalamientos del barranco, llegamos al deseado collado (lo re-bauticé como collado cervecero, tal era la fijación que tenía a esas alturas de la ruta).




Retornamos al Pas de Benimeli
Para postre no había estado nada mal. Todavía quedaba la bajada, por el SL del principio, hasta Benimeli.




Vistas de Benimeli en la bajada


Allí no perdoné el refrescante zumo de cebada en la placita del pueblo antes de volver para casa.
En resumen, montaña alicantina pura y dura. Montaña con dos caras bien diferenciadas y una cresta chula de verdad. Montaña recomendable cien por cien, sobre todo para esta época del año.
Os animo a conocerla, no os defraudará.
Adéu.







6 comentarios :

Merche dijo...

Y digo yo....sera precisss???
la "Sole" es buena compañera a veces....pero una miaja de compañia no te vendria mal....al menos saldrias de frente en las fotos....!!!
Cuidate!!!

acelobert2010 dijo...

Joer... Paco, ¡me he puesto celoso! Durante años mi blog era referencia obligada para esa sierra. Cuando la hicimos hace seis años tuvimos que hacerlo con un libro de Cebrián en la mano porque nadie había escrito en Internet de ella. Fue toda una aventura porque no había ningún sendero señalizado e hicimos toda la integral hasta Verger subiendo desde Ráfol. Ahora los cabr... (pitido) de Casiaventurilla han hecho una crónica de P...(otro pitido) madre. Te lo perdono por todo lo que los quiero y lo que me han dado (grrrrr... me sale espuma de la boca de la rabia que me da... je, je). ¡Que mal hablado me he hecho con el nuevo año! Bueno, un abrazo y felices reyes montañeros y otro muy grande a los Casiaventurilla por si tienen ocasión de leer este comentario. Ellos saben que lo hago desde el cariño.

P.D.: ¡tío, menudas navidades te has pegado en la montaña! Y yo envolviendo regalos y abriendo la cartera... Si lo llego a saber...

paco domingo dijo...

Gracias Merche.
De momento, y mientras Sole me quiera hacer compañía y no se vaya con otro ... iré con ella. Aunque si se pone tontita la dejo en casa y me voy con otr@s o vuelvo al calor de la manada.
Un beso muy fuerte.

paco domingo dijo...

Hola Paco.
No te me pongas celoso porque también me fijé en tu blog , aunque, todo hay que decirlo, fue a posteriori. Me encantó tu crónica. Lo cierto es que tu recorrido por esta sierra fue mucho más aventurero que el mío. Ahora la ruta está bastante bien indicada y ofrece muchas posibilidades.
Un fuerte abrazo Paco.

Anónimo dijo...

Qué ruta tan chula Paco!!!! Tu Sole es muy maja, pero....seguro que ni te lleva la bota de vino ni te prepara un cafetito ni te entretiene contándote cosas con y sin importancia. Te echamos de menos. Bs

Antes de que se me olvide, soy M. José

Casiaventurilla dijo...

Hola Paco, precioso día tuviste para recorrer el cuerpo de este gigante adormecido. A mi también me pasa lo mismo que a tí, como no me regalan nada... Pues me regalo montaña yo mismo y así no me equivoco.
Para Acelobert:
Perdona por la putada compañero,desde luego que como tu aventura "Segariana" ni hablar, pero como en el amor y la guerra, en la montaña todo vale jajaja. Tendremos que solucionar esto con una nueva salida y brindar con unas buenas cervezas jejeje