viernes, 9 de enero de 2015

SUBIDA AL PICO BELLOTA POR LA PEDRERA SUR CON INTENTO FRUSTRADO AL CASTILLEJO (27/12/2014)

Tras el salto espacio-temporal para contaros el estreno del 2015 hacemos un flash-back para volver a la última salida del 2014. Una rutita de las que hacen afición. El pico Bellota es mi favorito de Espadán y el hecho de subirlo por esa vía tan poco habitual pero tan aventurera era todo un reto.
Cuando vi las fantásticas fotos del blog de Dani Per Dalt i Per Baix y las de Trotasendes, automáticamente fueron a la butxaca de las pendientes. Sólo faltaba que J.Manuel la propusiera para dar el "sí quiero". Si además le añadimos el, menos conocido, Castillejo ... miel sobre hojuelas. Aunque al final nos quedáramos sin la guinda del pastel (sniffff) por causas ajenas a nuestra voluntad, la ruta resultó memorable.
Nos vamos hacia Azuébar, sector sureste de la Sierra de Espadán.
Mañana con fresquíbiri. Cielo un tanto plomizo. El sol, remiso él, se hizo esperar y cuando lo hizo, ya en la cima del Bellota, apareció un gélido vientecillo que nos obligó a buscar resguardo entre los bloques de rodeno.
Podemos iniciar la caminata desde el pueblo pero mejor ahorrarse algunos kilometrillos de pateo sobre asfalto.
Para ello atravesamos Azuébar siguiendo la CV-230 para, de inmediato, desviarnos por la izquierda y cruzar la rambla para continuar por una pista asfaltada que nos llevará al paraje de El Menda. Junto a unos bancales buscamos un hueco donde dejar el coche.
Comenzamos la ruta siguiendo ese camino para dejarlo por otro ancho, de tierra, que sale por la derecha junto al barranco de la Sierra. La pista va girando hacia el noroeste y pronto nos dejará ver nuestro objetivo, el Bellota.

Nuestro objetivo al frente, desafiante él
Al llegar a un campo de almendros, junto a una caseta con una pared derruida, dejamos la pista y seguimos por el camino junto a ella.

El Carrascal y el Castillejo

Remontamos poco a poco por el barranco del Bellota.

Vista atrás sobre la Dotora y el Terrero que nos tapan Azuébar
El camino pasa a ser sendero y aparecen fitas y algunas marcas rojas.



El Carrascal y, a la izquierda el Castillejo

Culminamos esta primera subida al llegar a una pista que tomaremos por la izquierda junto a una pequeña viña.


La pista rodea la base del Bellota de donde se escurren tres claras pedreras.

A los pies de la bestia
Cuando estamos a los pies de las mismas hay que estar atentos porque empieza el espectáculo. Ya llevamos un buen trecho de ascenso pero lo bueno llega ahora. Localizamos junto al terraplén de la ladera una fita (gracias José "Trotasendas").


Este será el comienzo del ascenso por la pedrera.


Un terreno que, como veremos a lo largo de la ascensión, combina grandes bloques con rocas más pequeñas.

¡Parece que disfrutan!
Habrá tramos en los que tendremos que usar las cuatro patas, eso sí, palpando primero la solidez y estabilidad de las rocas no sea que nos llevemos alguna por delante.

Uno ...
Dos ...
Tres ...
y cuatro.
Alguna o alguno por lo que es muy recomendable no ir muy juntos y separarse a distancias prudenciales.
Poco a poco nos vamos elevando sobre la ladera. A veces darás un paso para arriba y dos para abajo.


Es lo que tiene toda pedrera que se precie. Aparecen algunas fitas más (gracias de nuevo José) durante este primer tramo. Llevamos por la izquierda una lengua de coscojas y zarzas que habrá que sortear un poco más arriba en un flanqueo para encarar la canal buena que nos llevará a la cima. Cuanto antes lo hagamos será mejor y evitaremos tener que descender un poco como fue el caso.
En el otro lado veremos un grupo de carrascas.


Si miramos para arriba vemos unos imponentes frailes de rodeno que encajonan la canal previa a la cima. Señal de que vamos bien encaminados.


Si miramos para abajo ..., mejor no miramos.


La pendiente se agudiza y usamos la tracción a las cuatro patas con reductora incluida.


Un tramo de lo más espectacular.


Al encajonarse un poco da sensación de cierto alivio a pesar de la pendiente.


A la izquierda los bloques de rodeno dibujan un magnífico mirador al que se encaraman Manolo y J.Manuel mientras el resto los contemplamos desde más arriba.




Una pasada de vistas con el Carrascal detrás.


Un último esfuerzo y ya estamos casi arriba.


Los grandes bloques de roca en la cima nos invitan a asomarnos, unos estupendos y fotogénicos miradores desde donde apreciar la pedrera subida y, por descontado, todo Espadán y más allá.

Llegando a la cima. Al fondo, el pueblo de Chóvar


Vistas al este sobre el Puntal del Aljub
Una mirada hacia abajo por la canal subida
En la cima con la inequívoca silueta del Penyagolosa al fondo
Buscamos un lugar al sol para el almuerzo pero el bienestar dura poco porque se levanta un gélido viento ...


... que hace que busquemos cobijo entre los muretes de piedra de la chocita que hay en la cima.


Un reconfortante café nos pone las pilas de nuevo para la vuelta. Tomamos el sendero que baja en dirección norte hasta el collado de la Fuente del Lobo ...


La cima del Batalla aparece durante la bajada
... para enlazar más adelante con el PR-CV 80 coincidente aquí con el PR-CV 63.7.
Giramos a la izquierda en dirección a las lomas del Bovalar pero sólo durante escasos metros ya que estaremos atentos a una senda que sale por la izquierda y que nos bajará por una preciosa ladera hasta el Barranco de la Sunsida.



En este tramo la vegetación de Espadán se manifiesta en todo su esplendor. Aparecen los alcornoques, algunos realmente espectaculares.







Espectaculares sureras
Acabamos los zig-zags llegando a una pista, ya conocida, por la que continuaremos por la derecha cruzando el barranco. La pista gira sobre las laderas del Carrascal y continúa por la derecha del Barranco del Capitán. Al frente vemos la Peña del Castillejo que será nuestro objetivo.


Vistas sobre el Castillejo
Para llegar al collado que la separa del Carrascal hemos de tomar un sendero que aparecerá por la derecha. Hay una fita pero habrá que estar atentos.
Tampoco tiene desperdicio este sendero.


Ya casi lo tocamos con las manos, pero ...
Una pena que nuestro recorrido por él se viera "bruscamente" interrumpido ante la aparición de un amable cazador que, rifle en mano, nos "recomendó" que no continuáramos.

... hasta aquí pudimos llegar
Quien no se haya topado (o se topará) estos días con alguna batida de caza ... ¡que levante la mano!.
Vamos que aceptamos gustosos la invitación y nos dimos la vuelta. El Castillejo tendrá que esperar.
Regreso a la pista y poco más que contar.


Hubo que conformarse con ver el Castillejo desde abajo
Aquí entre su nariz y el Carrascal
Eso sí, entre el Castillejo y su peña respingona le echamos el ojo a una bonita canal que habrá que investigar.




Un último vistazo al Bellota para recordar el trayecto de ascenso por las pedreras ...


 ... y enlazamos con la pista del inicio, donde sí que habían colocado una placa advirtiendo de la batida (a buenas horas ...) ...



... y de ahí al coche un poco antes de lo previsto.

Cima del Bellota 956 m. (by J.Manuel)
Y así sucedió y así os lo conté.
Adéu.







4 comentarios :

Dani Alcalá Almela dijo...

Cómo le dije en su día a Jose (Trotasendas), esta variante de subida al Bellota tiene visos de convertirse en un clásico, y es que un pico tan especial como este (es mi favorito también) merecía una ascensión como esta.
No he recorrido todavía esa senda que va al Barranco de la Sunsisa, qué preciosidad, tendré que ir a probarla, aunque a este paso me tendré que esperar a que termine la veda :-(....que mala pinta está cogiendo este asunto, ¿tanto les costaría hacer un calendario de batidas en las zonas donde van a hacerlas?...en Tarragona si que lo han hecho.

Un abrazo.

paco domingo dijo...

Pues sí Dani, una estimulante subida a nuestro querido Bellota que, parece, se está poniendo de moda.
Respecto a los escopeteros, totalmente de acuerdo contigo.
Un abrazo.

trotasendas dijo...

Hola Paco me encanta ver lo bien que lo pasasteis y que os sirvieran de ayuda los hitos. Alguno más habría que poner pero bueno más o menos os pudisteis guiar bien no?
Sin duda una pasada esta pedrera, ahora tengo yo que agradecerte haber abierto camino por la del Carrascal.
Ya te contaré jejeje.
Saludos

paco domingo dijo...

Muchas gracias José por tus comentarios.
Gracias también por las fitas. Esas referencias siempre son de agradecer.
Respecto a la del Carrascal, deberíamos hacer una segunda visita para señalizarla un poco. Al ser una incógnita esta primera vez no era cuestión de fitearla no fuera a ser que nos saliera el tiro por la culata. Como digo en la crónica ... todo llegará.
De todos modos si con las referencias literarias y con las fotos no tenéis suficiente ...
no dudes en pedirme el track y te lo mando.
Un abrazo.