domingo, 8 de julio de 2012

PALOMAREJAS VERSIÓN 2012 (07/07/2012)

Para rematar el curso nada mejor que ponerse a remojo.
El lugar elegido va camino de convertirse en todo un clásico de fin de temporada, a tenor del éxito de crítica y del selecto grupo que aceptó la invitación para conocer una pequeña joya de nuestra geografía.
El coqueto barranco de las Palomarejas nos recibió este año con menos caudal que en otras ocasiones (cosa previsible en los tiempos que corren) pero igual de impresionante.
¿Cómo llegar?
Desde Valencia tomamos la A-3 hasta Utiel. Tomamos el desvío de la N-330 (Teruel) para abandonarla en la rotonda con indicación Benagéber CV-390. Vamos dirección al pantano de Benagéber. Cuando llevamos 18 kms por esta carretera estaremos atentos al desvío que nace a la izquierda con indicación Villanueva. Tomamos esta pista asfaltada desechando los desvíos. La pista pronto se convierte en tierra y comienza a descender. Llegamos a un cruce desestimando el desvío a la derecha (La Pardala) y continuando por la izquierda en dirección Charco Negro. Una vez cruzamos el puentecillo podemos aparcar. Han sido poco más de 8 kms desde el desvío de Villanueva y ya estamos en el inicio de nuestra aventurilla. Al bonito paraje del Charco Negro se llega por la derecha tras pasar el puente. Un área recreativa, hoy en deshuso por las lógicas prohibiciones en materia contra incendios. Hace ya bastantes años era una zona muy concurrida por los lugareños para tomar el baño (la piscina se clausuró) y pasar el día.
Bueno, toca ponerse el equipo acuático. Recomendable una camiseta para protegernos de algún rasguño traicionero, zapatillas, bañador (no indispensable), alguna bolsa estanca si queremos llevar algo de comida, cantimplora, cámara y poco más.
Hay que andar un poco por el PR-CV 124.4 (Sinarcas-Las Palomarejas) antes de adentrarnos en el barranco del Regajo de San Marcos (aunque lo conocemos más como Palomarejas, un caserío de la zona). Seguimos las marcas del PR que vadea el río en un par de ocasiones.




Una bonita chopera nos cobija y más adelante dejamos el PR, que se va por la derecha del cauce, para continuar junto a una pequeña acequia que se nutre del río.
Las paredes comienzan a estrecharse y ya estamos dentro del agua.

Aquí toca lanzarse al agua
Se nota la disminución el caudal, las marcas en las paredes de roca así lo demostrarán en todo el recorrido. Debido a eso, el agua fluye más lenta y reposada con lo que han proliferado más algas de lo habitual. Aun así está limpia y transparente, albergando gran cantidad de fauna acuática. Vimos barbos, algunos de considerable tamaño, ranas, sapos y hasta un par de culebras.
Aparecen las primeras pozas y toca nadar.



El tramo más espectacular llega después. Las altas paredes se estrechan tanto que las puedes tocar con los brazos en cruz. Miras hacia arriba y apenas entra la luz. En las paredes se enraizan algunos árboles.
Cada giro nos depara nuevas sorpresas.



Troncos encajados desde hace muchos años, alguna cascada que toca trepar y nuevas pozas para nadar.




Y así remontamos poco a poco el barranco hasta que se abre y deja que el sol nos caliente. Allí reposamos un poco antes de iniciar el descenso.
Cada rincón vuelve a sorprendernos desde otro punto de vista. Aprovechamos para dejarnos llevar por la corriente y saltar las pocas pozas cuya profundidad nos lo permite.

¡Vaya estilo!
Los colores de la roca, verdosos, amarillos, rojizos, nos dejan asombrados.
Poco a poco bajamos hasta salir a campo abierto, ya de vuelta. El soleado paseo hasta el Charco Negro nos reconforta y nos seca.
Son casi 8 kms (ida y vuelta) en 3 horas y media para guardar como un tesoro.
Antes de cerrar la crónica, una nota importante: ni se os ocurra hacer el barranco en época lluviosa o tras alguna tormenta, puede resultar muy peligroso. Recordad que no tiene escapatoria alguna.
Unas cervecitas fresquitas nos esperan antes de regresar a Utiel donde dimos cuenta de una estupenda comida en el Restaurante el Tollo (buena relación calidad-precio).
Una estupenda despedida de curso (algunos se resistirán todavía y ya esperan al próximo sábado para rematar).

Fernando, el autor del reportaje fotográfico...¡Gracias!
Mis compañeros de ruta seguro que guardarán un grato recuerdo del sorprendente lugar y de tan divertido día.




Mi próxima cita...Hendaya again...
Adéu.



7 comentarios :

Merche dijo...

uauuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu
fue impresinante

Tio Canya dijo...

Me mola la ruta

Tienes el track para gps?

Si no lo tienes intentaremos aventurarnos

Saludos!

paco domingo dijo...

Me alegro de que te gustara "Sirenita" Merche.
La repetiremos.

Te he mandado un mail Tiocanya.
Hay un track en wikiloc de BernabeMS:
http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=566279

Adéu.

Jose dijo...

Hola Paco
Estupenda para estos tiempos y reirte un poco del calor jajaja.

Un abrazo
Jose
TROTASENDES BENICALAP

Andamontes en blog dijo...

Hola Paco!
Mira que la tenía en mente!! La misma, Sí la misma!
Será brujería pero, el resultado es que no hemos ido a la tan refrescante y pintoresca excursión. Mecachis en tò!
Venga, ahora a Hendaya!
Disfruta.., un abrazo!

paco domingo dijo...

Pues sí Jose, es lo que toca...aunque vosotros también vais de chapuzón en chapuzón eh!!!
Un abrazo.
Andamontes,menuda casualidad hubiera sido coincidir con vosotros, en fin... Seguro que nos vemos por nuestros montes algún día de estos.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Que buena pinta tiene la ruta. Que disfruteis en la HRP
Un abrazo
Manolo