martes, 8 de diciembre de 2020

BOLBAITE - RÍO SELLENT - SALTO DE CHELLA (07/11/2020)

 Primera entrada de lo que llamaré "Trilogía Otoño-Fluvial". No es que vayamos a hacer rutas fluviales propiamente dichas, no. La tentación del baño estará presente pero quizás no sea esta la mejor época para el regocijo acuático. Nos conformaremos con disfrutar de la vista de algunos saltos y pozas de sus cristalinas aguas, de la vegetación de ribera, y alguna sorpresa que nos saltará a lo largo de los recorridos.

Empezaremos por una espectacular ruta con el río Sellent como protagonista, que nace en la sierra de Enguera, recoge las aguas de numerosos barrancos y fuentes vertebrando la Canal de Navarrés para acabar donándolas al Júcar en Cotes, la Ribera Alta.

Comenzaremos la andadura junto al río Sellent en Bolbaite, preciosa población de la Canal de Navarrés cuya economía depende básicamente de la agricultura de hortalizas y cítricos y también del aceite sobre todo de la variedad autóctona blanqueta. No nos olvidaremos tampoco de la industria del tabaco con los famosos caliqueños, otrora también motor económico bajo el manto del monopolio estatal y ahora reducto de la economía "sumergida".

Una pequeña ventana de buen tiempo parecía abrirse este sábado tras el paso del fuerte temporal que inundó la comarca de la Ribera. Día húmedo y plomizo a primeras horas y soleado después con un remate tormentoso al final de la ruta del que pensábamos nos libraríamos pero no, ... menos mal que los amigos de Escarcho y Serradella nos dieron cobijo y vermú en pleno aguacero. Pero no adelantemos acontecimientos ...

Llegamos a Bolbaite y aparcaremos junto al parquecito en la entrada del pueblo.


Avenida arriba para callejear un poco hasta ...



... el puente que cruza el río Sellent.

Patos y grandes carpas a sus anchas




Panel del GR-332, eje vertebrador de la Canal de Navarrés
El Castillo-Palacio de los Cabanilles dominando la población







Cruzamos el puente y tomaremos la primera calle a la derecha para bajar hasta el río.

Edificios de los años 50-60s para el secado del tabaco


Una espectacular zona de baño en el Gorgo Cadena.



Cruzamos por el puentecito y remontamos aguas arriba ...


... donde el río dibuja bonitas cascadas ...



... como esta en escalera.


Remontaremos en fuerte pendiente por la ladera de la derecha ...




... hasta alcanzar la carretera que cruzamos ...


... para tomar el camino que nos sube ...


... al área recreativa de la ...


... Ermita de Santa Bárbara.


Buenas vistas.

Bolbaite con el cordal del Turco a su izquierda y en el centro al fondo la Mariola y el Montcabrer

Bajamos por el mismo camino hasta la carretera para volver a Bolbaite. Algunos no quisimos pisar asfalto y lo hicimos por una acequia que va por arriba paralela a la carretera. No vale la pena.




Llegamos a la base del Castillo de los Cabanilles. 


... cerrado al públicoen ese momento aunque tiene visita guiada los fines de semana.


El Castillo Palacio (siglo XIV y XV) fue construido sobre una fortaleza árabe y perteneció a la familia Cabanilles (Catalina Villarroya Cabanilles Baronesa de Bolabaite ella que contrajo nupcias con el Conde de Alacuás y Marqués de la Casta él). En la guerra de Sucesión tomaron partido por los Austrias y tras perder la guerra con los Borbones lo perdieron todo y se largaron a Flandes.

Fuente de San Pancracio y al fondo el cerro de la Ermita de Santa Bárbara

Volvemos a callejear por Bolbaite ...


Iglesia de san Francisco de Paula


... y salimos por el Este camino del Calvario. Nos desviaremos por la derecha antes de llegar al cementerio tomando ...

Vistas de Bolbaite

... un camino de tierra que se acaba junto a estas ruinas.


Allí bajaremos por una empinada y embarrada trialera ...


... hasta conectar con el camino de más abajo, el Camino del Turco y del Collado que nos llevará hasta la vecina Chella.


Por allí discurre también el GR-332.


Antes de llegar a Chella es interesante desviarse por la izquierda para ver las Cuevas del Turco.



Las construyeron los árabes (años 711 a 716) y  se encuentran en la pared de un barranco. Sólo se podía acceder a ellas en plan rápel y servían de refugio en caso de emergencia bélica. Muchas están comunicadas entre ellas y su diseño hacía prácticamente imposible delatar presencia alguna desde el exterior.



Nos acercamos a Chella ...


... donde nos espera su famosa cascada, el Salto, pero antes otra sorpresa, nos vamos a desviar para bajar ...


... hasta el paraje conocido como el Paraíso.


Es un lugar espectacular. Allí abajo, en el Hondo, se encuentran las ruinas de la central hidroeléctrica o Fábrica de Luz de Valiente, Ferrando y Cª . Se inauguró en 1909 para suministrar electricidad a las poblaciones de Chella, Bolbaite, Alberic, Cárcer, Alginet o Carlet y sus industrias papeleras y textiles. La familia Ferrando construyó una gran casa junto a la central hidroeléctrica donde daban fiestas con fuegos artificiales y todo. En septiembre de 1919 ocurrió la llamada Riada de San Miguel que produjo daños irreparables a la central que se vendió a la compañía Volta ese mismo año. Esta compañía desmanteló la instalación al no poder asumir los gastos de reparación evitando además la competencia. Años después se construyó un molino y se limpió la zona del Salto pero volvió a caer en el olvido hasta hoy en día. Los terrenos han sido comprados por el Ayuntamiento de Chella con el objeto de recuperar el paraje para el disfrute del pueblo pero de momento parece que no hay pelas ...
Paso a dejaros estas fotos que reflejan el estado actual de este bello rincón donde la naturaleza se ha apropiado de las construcciones dándole un toque selvático que impresiona.




Investigando un poco y por los comentarios de Paco Maldonado que nos acompañaba y ya conocía el lugar, una especie arbórea invasora, deduzco que se trata del Árbol del Cielo (Ailanthus altissima) de origen asiático y que lo invade todo.


Encontramos también la llamada Cueva de la Lluvia con filtraciones de agua que originan  estructuras tipo estalactitas.




Una higuera se agarra a este dintel







Almorzamos en el Paraíso donde la naturaleza se apropia de lo que era suyo y nos acercamos para descubrir, abriéndonos paso entre el cañar, el espectacular Salto de Chella.



Después lo veremos desde las alturas para comprobar mejor su dimensión. Dejamos el Paraíso y volvemos a la parte alta ...


... cruzando el puentecillo desde donde se desploma la cascada  para observarla desde el puntal rocoso de la derecha. Ojito que hay un buen patio.


En la parte izquierda hay una instalación para rápel



Todavía podemos disfrutar de su belleza desde más arriba, para ello subiremos desde allí por un sendero con buena pendiente hasta la parte alta del pueblo.


Llegamos a un pequeño mirador con fuente y buena sombra ...


El Turco deberá esperar




... desde donde parte la calle de la Iglesia Vieja por donde iremos ...

Típicas calles de Chella

... hasta el panorámico mirador del Salto.

El Salto de Chella con sus más de 25 m. es uno de los más bonitos del País Valencià


Bajaremos por una de sus escalonadas callejuelas hasta la calle Mayor ...




Vicente se prestó a subir la compra calle arriba a una vecina

... y de allí al Parque de la Fuente ...


... con dos monumentales plátanos de sombra (Platanus hispanica).



Lavadero

Después de pasar junto al lavadero cruzaremos el río Sellent, aquí más rambla que río, para tomar el camino por el que subiremos al Turco para recorrer su cordal de vuelta a Bolbaite.







Vistazo atrás sobre Chella y el mirador del Salto

Superamos las duras rampas del Turco para recorrerlo de Sur a Norte.


Cima del Turco (309 m.)
Unos nubarrones amenazantes nos esperaban camino de Bolbaite. Aceleramos el ritmo en busca de la bajada ...



... y se desató la tormenta. Por suerte y a la entrada de Bolbaite encontramos esta nave donde unos amables lugareños preparaban una paella de caza. Nos ofrecieron cobijo y vermú mientras pasaba la tormenta.



Unos minutos después volvió el sol ...


¡Gracias Escarcho y Serradella!

Y ya estamos de vuelta en Bolbaite, un poco caladitos, eso sí.



(by J.Manuel)

Fin de una otoñal y vistosa ruta por la Canal de Navarrés. Ideal para darse un bañito estival.
Adéu.










2 comentarios :

Toni dijo...

Hola Paco.

Cuanto echo de menos un poco de senderismo valenciano y conocer estos pueblos con esos barrancos tan exuberantes y acuáticos como este que nos muestras. Lo del final de ruta con esa nave con almuerzo para la lluvia es un colofón de esos que no te imaginas ;-)

La verdad que echo de menos salir, después de tanto encierro perimetral, e irnos a nuestra casita de Valencia.

Un abrazo.

paco domingo dijo...

Paciencia Toni, a ver si el próximo año nos despertamos de esta pesadilla !!!. No queda otra que aguantar. Y respecto a la ruta es ideal para darse un buen chapuzón en verano. La aparición de la nave y la invitación a cobijarnos de la tormenta con vermú incluido fue una bendición. Buena gente.
Bueno Toni y familia, os deseo una Feliz Navidad (dentro de las limitaciones) y a esperar ver la luz en 2021. Un fuerte abrazo.